Última hora:  
Español>>China

Compra de islas Diaoyu por parte de Japón es una acción flagrante

Actualizado a las 06/09/2012 - 15:14
BEIJING, 5 sep (Xinhua) -- El gobierno de Japón ha acordado comprar las islas Diaoyu de China a sus autoproclamados dueños privados, informó este miércoles la prensa japonesa.
Palabras clave:

BEIJING, 5 sep (Xinhua) -- El gobierno de Japón ha acordado comprar las islas Diaoyu de China a sus autoproclamados dueños privados, informó este miércoles la prensa japonesa.

El acuerdo, que desatiende la fuerte oposición de China, puede ser considerado como un evidente robo. De esta manera, el gobierno nipón protagoniza una nueva acción flagrante.

Todo el mundo sabe que esas islas forman parte del territorio chino desde tiempos antiguos, y que China mantiene la soberanía indiscutible sobre las mismas.

En esencia, el gobierno japonés está comprando un territorio en contra de la voluntad de su verdadero dueño, China. Tal acción se corresponde con la lógica de los gánsters.

Desde la perspectiva de la ley internacional, la acción unilateral de Japón de comprar un territorio que pertenece a una nación extranjera es ilegal y no válida.

China ha expresado reiteradamente su firme posición sobre las islas Diaoyu: China no permite que nadie negocie con su territorio soberano; la acción unilateral de Japón ha herido profundamente los sentimientos y la dignidad del pueblo chino; esto constituye una clara provocación.

Mientras, Japón realiza una doble negociación innoble con China sobre las islas.

La semana pasada, el viceministro de Exteriores japonés, Tsuyoshi Yamaguchi, realizó una visita especial a China y entregó una carta del primer ministro Yoshihiko Noda al presidente chino, Hu Jintao.

En la misiva, la parte japonesa abogaba por reforzar el diálogo y la comunicación con China para tratar de manera adecuada las disputas sobre las islas.

Pocos días después, el gobierno nipón cambia rápidamente de parecer y decide alcanzar un acuerdo de compra de las islas.

Lo que ha hecho la parte japonesa es una ruptura de su compromiso y una violación calculada de la confianza mutua existente entre China y Japón.

En términos generales, resulta deplorable que la parte japonesa se haya descarrilado de la vía correcta para resolver las disputas, pero deberá asumir la responsabilidad de las consecuencias.

El gobierno y el pueblo chinos tienen la firme voluntad y determinación de salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de China. Esperemos que la parte japonesa no cometa un error de juicio en cuanto a la situación.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás