Última hora:  
Español>>China

El hombre que rescató a 170 personas recuerda esa noche de terror

Actualizado a las 26/07/2012 - 15:43
Cuatro días después de que una gran tormenta inundara Pekín, Liu Gang, dice que el recuerdo de su intento exitoso por rescatar a personas atrapadas en una de las autopistas de la ciudad sigue en la memoria.
Palabras clave:muerte,tormenta,inundación,Pekín
El hombre que rescató a 170 personas recuerda esa noche de terror

Pekín, 26/07/2012(El Pueblo en Línea)-Cuatro días después de que una gran tormenta inundara Pekín, Liu Gang, dice que el recuerdo de su intento exitoso por rescatar a personas atrapadas en una de las autopistas de la ciudad sigue en la memoria.

El sábado, el joven de 25 años, salvó a más de 170 personas que habían quedado atrapadas por el agua en un tramo de la autopista Pekín-Hong Kong-Macao.

"Salí de mi coche rápidamente cuando me di cuenta que el interior de mi vehículo se estaba anegando y viendo que la lluvia no paraba", dijo Liu, que trabaja en el municipio de Changyang en Pekín a cargo de la gestión de asuntos relacionados con las personas que carecen de permiso de residencia. "Corrí hasta una zona más alta que había cerca de donde estaba mi coche, atrapado en una sección 500 metros por debajo del puente de la autopista de Nangangwa."

Cuando ocurrió el suceso, a las 7 de la tarde, Liu iba conduciendo hacia el distrito financiero de Pekín desde su casa en el distrito de Fangshan.

"Ese tramo de la carretera está en pendiente hacia abajo y se suele llenar de coches", dijo. "El agua cubría muchos de los coches que circulaban en ese momento por debajo del puente y había gente atrapada por todos lados. No me lo pensé dos veces. Quise salvar el mayor número de vidas posible. Así que les grité para que se subiesen todos al techo de los coches lo más rápido posible.

"Mientras tanto, otros cinco conductores que pudieron salir de sus vehículos me ayudaron a encontrar objetos con los que poder rescatar a los más necesitados".

Por suerte, había miembros de un equipo de construcción trabajando a unos 400 metros del puente. Liu pidió socorro.

"Les advertí de lo peligroso que era ese tramo y que era una cuestión de vida o muerte", dijo. "Con estas palabras 200 de ellos decidieron ayudarme a salvar la vida de todas esas personas atrapadas".

Cuando los valientes héroes corrían hacia el tramo inundado cargando cuerdas, linternas y salvavidas, a las 9 de la noche aproximadamente, la fuerza de la lluvia se intensificó, aumentando la riada que anegaba la carretera.

Cuando los trabajadores llegaron al lugar del incidente, el agua que inundaba ese tramo de la autopista llegaba hasta la cintura de las personas que estaban de pie en los techos de los vehículos. En el lugar se encontraban atrapados también tres autobuses, dijo Liu.

"Até un extremo de una cuerda a un árbol que estaba en un lugar más alto y, con un salvavidas en el otro extremo me lancé al agua al rescate de las personas atrapadas".

El rescate no fue como Liuse lo había planeado. Algunas de las personas atrapadas se agarraban a su cuerda, sin esperar su turno y negándose a hacer caso a sus instrucciones.

Liu les dijo que era oficial de policía, y que las personas mayores, las mujeres y los niños debían ser rescatados primero.

"Tuve que hacerme pasar por policía", dijo. "Fue la única manera de conseguir que las personas, presas del pánico, me prestaran atención y se tranquilizaran".

Liu estuvo en el ejército, experiencia que le resultó ser de gran valor el sábado.

"Aprendí a rescatar gente cuando era soldado", dijo. "Sabía que lo más importante era tratar de ayudar primero a las personas más débiles".

Uno de los rescatados por Liu era un joven de 20 años que acababa de ser operado en un hospital de Pekín. Cuando ocurrió el incidente, el joven iba con su abuela de regreso a casa, en la provincia de Shanxi.

"Al principio la anciana no me dejaba rescatar a su nieto, del que no quería separarse ", dijo.

"Le puse un salvavidas al joven convaleciente y le pedí a uno de los socorristas que lo subiera a un sitio más alto y seguro. Además traté de tranquilizar a la abuela diciéndole que todo saldría bien".

Liu también rescató a una mujer embarazada y un hombre de edad avanzada que había sufrido una trombosis cerebral.

"En realidad, no tuve tiempo para pensar en lo peligroso que eran esos rescates", dijo Liu. "En lo único que pensaba era salvar a más gente".

Para ayudar a las personas atrapadas que intentaban alcanzar zonas más seguras, los socorristas los guiaban con linternas. Otros trasladaron a los rescatados a un lugar seco y seguro en la zona de construcción colindante.

"Los trabajadores de la construcción incluso llevaron a cuestas a la gente más débil hasta sus habitaciones en la obra para que descansaran", dijo Liu.

Las labores de rescate finalizaron alrededor de las 2 de la mañana del domingo, cuando los militares y la policía del centro de la ciudad llegaron a la autopista con alimentos y bebidas.

Durante el rescate, el padre de Liu trató de llamarlo muchas veces pero no consiguió contactar con él hasta el domingo por la mañana.

"Yo sabía que mi familia estaba preocupada por mí", dijo Liu. "Dejé mi teléfono la zona de construcción donde trasladábamos a los rescatados para que no me interrumpiese ninguna llamada durante mi labor de rescate".

Zhao Shan, compañero de Liu de 26 años, no pareció sorprendido cuando se enteró de que Liu había salvado a tanta gente en la autopista.

Dijo que la voluntad de Liu por ayudar a los demás es parte de su carácter y su trabajo.

"Liu es un hombre extrovertido y valiente que tiende a responsabilizarse por lo que ocurre alrededor suyo ", dijo Zhao.

"A él le gusta ayudar a los demás. En su trabajo tiene la oportunidad de hablar con gente de muchos lugares. Eso le ha ayudado a ser un buen comunicador".

Yu Yaping, director de la oficina de información municipal para la prevención de inundaciones, elogió la labor de rescate de Liu, y dijo que ahora es buen momento para enseñar a la gente a rescatarse a sí mismos en situaciones de desastre.

"Después de todo, los profesionales pueden tardar tiempo en llegar a la zona afectada y comenzar las labores de rescate", dijo.

"Así que es fundamental aprender a ahorrar tiempo y a conocer técnicas de auto-rescate".

PTVMás

Entrevista a Xu Shicheng(Segunda parte)

EnfoqueMás

ColumnistasMás