Última hora:  
Español>>China

“Dejados atrás”, pero no olvidados

Actualizado a las 31/05/2012 - 15:58
A medida que la nación se prepara para celebrar el Día del Niño el 1 de junio, China Daily se reunió con jóvenes que crecen en el campo y los trabajadores migrantes obligados a dejar a sus hijos en.
Palabras clave:jóvenes
“Dejados atrás”, pero no olvidados

Fuente:China Daily

Xinyang, Henan , 31/05/2012,(El Pueblo en Línea)-Zhou Jing se sentó en el patio de su casa a ver cómo una gata negra jugaba con dos gatitos de 10 días de vida. Su rostro no podía ocultar sus celos.

"A veces, me siento como si hubiera sido abandonada por mis padres", dijo con un suspiro.

La joven de 14 años de edad ve a su madre y a su padre una vez al año, con suerte. Dijo que ni siquiera la llaman para su cumpleaños.

Al igual que millones de jóvenes en toda China, Zhou es una "niña dejada atrás", un término usado para describir a los hijos de trabajadores migrantes que permanecen en el campo y son criados por parientes de edad avanzada.

En el caso de Zhou, ella vive con sus abuelos, su media hermana y su primo en el municipio de Fushan, provincia de Henan. Sus padres, ambos trabajadores de fábricas, viven a varias horas de distancia en Xuzhou, provincia de Jiangsu.

He Enfu, de 68 años de edad, la abuela de Zhou, dijo que trabajan en la ciudad para ganar más, mientras que si trabajaran en el campo tendrían poco dinero.

"Hay nueve personas en mi familia, y sólo tenemos 4,5 mu (0,3 hectáreas) de tierras de cultivo, con las cuales tan sólo podríamos alimentarnos a nosotros mismos, y rara vez ganaríamos dinero", dijo.

"La región montañosa no es adecuada para las fábricas y no hay oportunidades de empleo para muchos aquí", dijo Qiu Zhouhe, jefe adjunto de Fushan. "Como resultado, la mayoría de los jóvenes se van a otros lugares en busca de mejores puestos de trabajo."

Dijo que hay 31.000 personas en la ciudad, y más de 7.000 de ellos se han convertido en trabajadores migrantes.

Sentimiento insoportable

De acuerdo con la Federación de Mujeres de Toda China, cerca de 58 millones de niños en todo el país fueron “dejados atrás” en las zonas rurales por trabajadores migrantes en el 2010. Esto equivale a aproximadamente a uno de cada cuatro niños en las regiones rurales.

Cerca del 79,7% de los niños “dejados atrás” son cuidados por sus abuelos y un 13% fueron dejados a sus familiares o amigos, mientras que el restante 7,3% vive por sí mismos, dijo la federación.

Los padres de Zhou fueron obligados a abandonar a sus hijas en el pueblo porque no podían pagar los gastos de los niños en la ciudad, donde los costos de educación, alimentación y vivienda son más caros, dijo la abuela de las niñas.

"Al trabajar día y noche, sin ningún tipo de fines de semana, sus padres pueden ganar entre 4.000 y 5.000 yuanes (de 629 a 786 dólares) al mes", dijo.

Cuando hablan por teléfono, Zhou dijo que el principal tema de conversación con sus padres es si se comporta bien y si avanza en sus estudios.

"Rara vez tenemos otros temas (de conversación) más que esas dos preguntas de rutina", dijo la adolescente.

Los padres de Zhou se negaron a ser entrevistados, y sólo se limitaron a decir que se sienten tristes por no quedarse con sus hijos.

Xiang Yongjian, de 33 años, dejó a su hija en el pueblo cuando ella nació hace siete años.

Aunque dijo que la extrañaba mucho, explicó que él y su esposa no podían llevar a la chica con ellos a Foshan, provincia de Guangdong, donde trabajaron desde el 2003 hasta el 2011.

"Tanto mi esposa y yo trabajamos todo el día sin días feriados en la fábrica, así que no teníamos tiempo para cuidar de un bebé", dijo. "Nuestros ingresos ascendían a no más de 2.500 yuanes al mes, lo que no es suficiente para contratar a una niñera."

Extrañaban tanto a su hija que lloraban al oír su voz en el teléfono, dijeron.

"El sentimiento era insoportable cuando veíamos a algunos padres que jugaban con sus niños en el parque", agregó.

Durante casi siete años, Xiang y su esposa tuvieron que estar separados de su hija para ganar más dinero.

"Sin dinero no hay felicidad", dijo. "Tal vez sea un dolor a corto plazo el estar lejos de mi bebé, pero no tenemos otra opción. Ninguno de nosotros quiere vivir en la pobreza."

Cicatrices sin curar

La esposa de Xiang dio a luz a un niño el año pasado, y decidieron volver a casa.

El sueldo de Xiang y su esposa llegaron a 7.000 yuanes al mes antes de salir de la fábrica en Foshan. Sin embargo, él dijo que prefería dejar el trabajo a cambio de estar con sus hijos.

"Ya le he dado a mi hija una infancia completa lejos de sus padres, y no quiero hacer eso con mi hijo", dijo.

Con el dinero que él y su esposa ganaron en Foshan, Xiang logró construir una casa de tres pisos en su ciudad natal, comprar un coche valorado en 70.000 yuanes y montar un restaurante cerca de una escuela primaria en el condado.

La recompensa económica le ha hecho muy feliz, pero su hija de 7 años de edad se ha convertido en "demasiado desobediente", lo cual le ha causado preocupación.

La chica le decía que no había tareas después de clase, pero su maestra le dijo que los alumnos tienen que hacer los deberes todos los días.

"Para castigarla por decir mentiras, le pegaba en las manos con un pequeño látigo", dijo. "Estaba demasiado enojado como para mantener el control".

Xiang atribuye la rebelión de su hija, a la larga separación. "De todos modos, le debo mucho a mi hija", repitió varias veces.

A diferencia de los padres que extrañan a sus hijos, la mayoría de los niños entrevistados dijeron que no extrañaban tanto a sus padres.

"Ni siquiera puedo recordar el rostro de mi papá y mi mamá", dijo Zhou Jing.

Zhou dijo que extrañaba a sus padres cuando sus compañeros traviesos la molestaban en la escuela.

"Si mis padres estuvieran en casa para protegerme, la situación sería mejor", dijo.

PTVMás

Entrevista con Mercedes De Armas García, directora de información de la cancillería de Cuba

EnfoqueMás

ColumnistasMás