Última hora:  
Español>>China

Nuevo presidente egipcio se enfrentará a duras tareas

Actualizado a las 23/05/2012 - 16:52
BEIJING, 23 may (Xinhua) -- Unos 50 millones de votantes elegibles han sido convocados a las urnas hoy miércoles en las primeras elecciones presidenciales desde la caída del ex presidente Hosni Mubarak hace ya más de un año.
Palabras clave:

BEIJING, 23 may (Xinhua) -- Unos 50 millones de votantes elegibles han sido convocados a las urnas hoy miércoles en las primeras elecciones presidenciales desde la caída del ex presidente Hosni Mubarak hace ya más de un año.

La votación es la fase final de un tumultuoso proceso de transición, que incluye unas elecciones parlamentarias en varias fases, monitorizadas por el gobernante consejo militar.

Según los últimos datos electorales, los 12 candidatos presidenciales forman parte de la carrera presidencial, pero no se espera que ninguno de ellos gane por abrumadora mayoría en la primera ronda de votaciones, por lo que tendría que celebrarse una segunda ronda.

Sin embargo, quien quiera que sea finalmente elegido presidente, tendrá poco tiempo para celebrar su victoria, ya que su gobierno se enfrentará a una serie de retos formidables, incluyendo la consecución de crecimiento económico, la restauración de la estabilidad doméstica, y la mejora del nivel de vida del pueblo egipcio.

En el frente económico, la economía egipcia ha sufrido gravemente debido a los continuos disturbios políticos y a la violencia callejera, con una caída del crecimiento y de la inversión extranjera, y la subida de los precios y de la tasa de desempleo.

Mientras tanto la principal tarea para el nuevo presidente será lidiar de manera efectiva y pacífica con las persistentes protestas callejeras y los sangrientos conflictos en el país.

Sin embargo existen una serie de prerrequisitos que es necesario cumplir antes de que el gobierno pueda pasar a hacerse cargo de los asuntos reales.

Uno de los más importantes es que los generales gobernantes cedan genuinamente su poder al recién elegido gobierno civil, y lleven a cabo la transición según la constitución, como prometieron al principio.

El público ha puesto en duda durante mucho tiempo la sinceridad de las promesas del consejo militar de abandonar el poder, debido a que éste ha estado intentando apartar del escrutinio parlamentario su presupuesto militar en la redacción de la próxima constitución del país.

Algo esencial será también la reconciliación en todo el espectro político después de que terminen las elecciones, especialmente entre los grupos seculares y religiosos.

Se teme que los resultados de las elecciones no sean bienvenidos por ciertas facciones políticas, y esto suponga nuevas rondas de sangriento conflicto.

Hace más de un año, los egipcios tomaron las calles para exigir un mejor gobierno y la mejora de su nivel de vida, y por ahora todo lo que han conseguido ha sido constante caos y derramamiento de sangre.

Se espera que el ganador de las elecciones pueda ser suficientemente flexible para reunir el apoyo de las distintas facciones políticas del país e implementar políticas que concuerden con las aspiraciones del pueblo egipcio, y traigan la estabilidad duradera no solo a su nación, sino también a toda la región.

PTVMás

Entrevista con el Embajador de España en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás