Banca española necesita casi un 50% de lo que Europa le prestaría
Banca española necesita casi un 50% de lo que Europa le prestaría
Banca española necesita casi un 50% de lo que Europa le prestaría
(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Tras mucho esperar y meses de especulaciones de todo tipo, finalmente se conocieron las necesidades de la banca española para superar un hipotético escenario económico catastrofista. Satisfechos con sus cálculos deben sentirse los que pronosticaron una cantidad cercana a los 53.745 millones de euros, porque ese es justamente el monto que fijó la consultora estadounidense Oliver Wyman después de un exhaustivo examen.

La suma supera por poco la mitad de los 100.000 millones de euros que la Unión Europea (UE) fijó como tope de la ayuda que estaría dispuesta a aportar cuando se conocieron las dificultades especialmente críticas por las que atraviesan algunos bancos del país ibérico. Sin embargo, en caso de concretarse la solicitud de auxilio a Bruselas, las autoridades españolas cree que la cifra sería todavía menor, en torno a los 40.000 millones, teniendo en cuenta los incrementos de capital por cuenta de las entidades.

Las “rigurosas” pruebas hechas por encargo del Gobierno de España a los 14 bancos más grandes del país (el resto son muy pequeños o no generan dudas) por Oliver Wyman se han realizado sobre la base de “36 millones de euros de préstamos, ocho millones de garantías, en los que 400 auditores de cuatro firmas han revisado 115.000 operaciones de créditos”, explicó Fernando Restoy, subgobernador del Bando de España.

Los escenarios evaluados han sido “enormemente exigentes” con un supuesto de caída del Producto Interior Bruto (PIB) del 6,5 por ciento de 2012 a 2104, un periodo en el que el Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que la economía española se contraerá un 2 por ciento.

Para el análisis, agregó Restoy, se contrataron seis tasadoras, nacionales y extranjeras, que se encargaron de “valorar automáticamente 1,7 millones de viviendas”.

Siete entidades que concentran el 38 por ciento de los activos totales del sistema suspendieron los test de Oliver Wyman y acapararán la totalidad de los 53.745 millones de déficit de capital.

La peor parada, como se suponía, es Bankia, que necesitará 24.743 millones, y le siguen CatalunyaBank (10.825 millones), Novagalicia Banco (7.176 millones), Banco de Valencia (3.462 millones), Banco Popular (3.223 millones), Banco Mare Norstrum (BMN), capitaneado por Caja Murcia (2.208 millones) y la fusión de Ibercaja, Liberbank y Caja 3 (2.108 millones), detalló El País.

Por su parte, Santander, BBVA, Caixabank, Kutxabank, Sabadell con CAM, Bankinter y Unicaja con Caja España, superaron la prueba y en el caso de los dos primeros mostraron una gran holgura en el escenario adverso.

Cuatro entidades nacionalizadas que precisan 46.200 millones, el 86 por ciento del total que se pedirá a Bruselas, serán las primeras en solicitar el rescate, porque tienen avanzados sus planes de reestructuración. “En noviembre sería razonable solicitar estas ayudas a Europa”, apuntó Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía.

“El resto podría ser para diciembre”, añadió el funcionario, que confirmó además el interés del Gobierno en acelerar los planes de subasta paralizados, en el caso de CatalunyaBank y Banco de Valencia, así como la venta de Bankia y Novagalicia Banco.

“Tendremos un sistema financiero sólido que no suscitará dudas en el mercado”, dijo un optimista Jiménez confiado también en que con este paso el sector podrá hacer fluir el crédito.

Sin embargo, Restoy precisó que el crédito de familias y empresas podría seguir cayendo a corto plazo por la recesión económica y el desendeudamiento del sector privado. “Honestamente creo que la situación de los bancos no es la principal causa de la falta de crédito, pero la recapitalización ayudará”. Con este capital, el sector será “más eficiente, y sólido, y contribuirá a la mejora de la economía española”.

En relación con los casi 14.000 millones de euros menos que el Gobierno cree que se necesitarán, podrían conseguirse por tres vías: captando capital privado en el mercado o vendiendo propiedades; traspasando activos inmobiliarios al banco malo y con la quita que realizarán de las participaciones preferentes, que aún no está fijada con Bruselas.

Si consiguen el capital necesario, los bancos afectados pasarán al grupo de la tranquilidad, el cero. Pero los analistas consideran que el objetivo es difícil porque el mercado está muy deprimido y hay pocos inversores con hambre de activos españoles. La única forma de atraerles es rebajar muchísimo los precios, pero entonces no se consigue mucho capital.