Última hora:  
Español>>Opinión

La ley que permitió tener dos hijos ha resultado todo un éxito

Actualizado a las 27/06/2012 - 16:59
Ren Lanping podría haber tenido un segundo hijo sin violar la ley, pero decidió que sería demasiado costoso criar otro hijo.
Palabras clave:planificación familiar,hijos
El tribunal que permitió tener dos hijos ha resultado todo un éxito

Taiyuan, 27/06/2012(El Pueblo en Línea)- Ren Lanping podría haber tenido un segundo hijo sin violar la ley, pero decidió que sería demasiado costoso criar otro hijo.

Ren es una residente de Yicheng, una de las catorce regiones que el gobierno central eligió en la década de los 80 para poner a prueba una ley que permite a las familias rurales tener dos hijos.

Los grupos étnicos y familias que viven en las zonas remotas de China también están exentas de la ley del hijo único.

Ren, de 40 años, cuida de su hijo de 18 años mientras su marido trabaja en la ciudad sureña de Guangzhou. Agobiada por las facturas médicas de su hijo y otros gastos, Ren cree que no puede permitirse tener otro niño.

"Criar un hijo, pagarle la educación y ayudarlo a construirse una casa ... un hijo es muy caro", dijo Ren.

Preocupación injustificada

La ley fue una prueba para ver si se producía un aumento de la población en dichas regiones.

En 1980, cuando las familias rurales sólo podían tener un hijo, sobre todo en las zonas urbanas, Liang Zhongtong, maestro de escuela del Partido en Yicheng, sabía que los campesinos de la zona estaban descontentos con la ley del hijo único.

Según Liang, era previsible que esta restricción del gobierno a tener un sólo hijo podría provocar un envejecimiento de la población y otros problemas demográficos.

Él hizo una propuesta al gobierno central para permitir que los habitantes de Yicheng tuviesen dos hijos.

En Yicheng, a las mujeres se les permite tener un hijo, debiendo tenerlo después de cumplir los 24 años, y si desean un segundo, deben tenerlo antes de cumplir los 30, bajo la condición de casarse después de 23 años, y los hombres después de los 25.

La ley de esta región es diferente de la del resto de China. Según la ley del matrimonio en China, las mujeres pueden casarse a partir de los 20 años, mientras que los hombres tienen que esperar hasta que los 22 años.

"Al retrasar la edad para tener hijos (en Yicheng) cuatro años más tarde, habrá sólo cuatro generaciones conviviendo en una misma familia", explicó Dousheng, director de la oficina de planificación familiar de Yicheng.

En el año 1985, cuando se veían por todas partes pancartas gigantes del gobierno que decían "un niño es mejor", las fuerzas de seguridad luchaban para mantener el orden en un ambiente poco partidario de esta ley del hijo único.

Che Yuelian, de 66 años, en aquel entonces era un agente de las fuerzas de seguridad local en la aldea Xiheshui. Ese trabajo era el más difícil del mundo ya que "la gente de la aldea nos insultaba e incluso nos golpeba, por lo que convencerlos era una tarea muy complicada ", dijo Che.

Pero con la nueva ley más transigente, que permite a los agricultores tener un segundo hijo, han mejorado bastante las relaciones entre las fuerzas de seguridad y los aldeanos.

Existió durante un tiempo la preocupación de que los aldeanos quisieran tener un tercer hijo, o incluso un cuarto.

Pero la ley especial de Yicheng no produjo para nada un aumento en la natalidad. De hecho, dos décadas después, el crecimiento de la población de Yicheng es mucho más lento que el de otras zonas de la provincia de Shanxi.

Y la proporción hombre-mujer en Yicheng es más equilibrada que la media nacional. Las estadísticas de la oficina muestran que en Yicheng hay 104 varones por cada 100 mujeres. El promedio nacional es de 118 varones por cada 100 mujeres, de acuerdo con el censo de 2010.

Se desvanece la ilusión

La natalidad en las zonas especiales ha disminuido a la vez que el desarrollo económico y la urbanización han aumentado. La tasa media global de natalidad en China es inferior a 1,5 hijos, muy por debajo de la anterior tasa de 2,1. En Yicheng, la tasa se sitúa en 2,0 hijos.

Las razones para no querer tener un segundo hijo están cambiando debido al desarrollo económico, dice Liang.

Ren y su esposo se encuentran entre las 8,430 parejas casadas de Yicheng, 12,5 por ciento de los que tienen permitido tener dos hijos, pero han decidido no tener el segundo.

"El deseo de la gente de tener más hijos se ha ido debilitando y en algunos lugares de nuestra provincia se ha estado produciendo un crecimiento negativo de la población durante varios años", dijo Liang.

China ha estado modificando brevemente la ley del hijo durante años. Shanghai fue la pionera, permitiéndo a las parejas de la urbe que son hijos únicos tener un segundo hijo. Y algunas zonas rurales han permitido a padres cuya primogénita es una niña, a tener otro hijo.

PTVMás

Invertir en Chile--Entrevista con Matías Mori, vicepresidente Ejecutivo Comité de Inversiones Extranjeras de Chile

EnfoqueMás

ColumnistasMás