Última hora:  
Español>>Opinión

Excusas de “derechos humanos” no amenazarán estabilidad china

Actualizado a las 25/05/2012 - 16:53
Estados Unidos no podrá bloquear el espacio de crecimiento de China, ni tampoco podrá “moldear” el camino de desarrollo elegido por el gigante asiático.
Palabras clave:

Por Zhong Sheng

Pekín, 25/05/2012 (El Pueblo en Línea) - Últimamente, la política exterior estadounidense hacia China ha mostrado algunas tendencias dignas de nuestra atención. Mientras que ayuda a generar más confusión en las disputas de soberanía entre China y sus vecinos, algunas fuerzas políticas estadounidenses usan la excusa de los derechos humanos en su contra. Los llamados a “ponerse en guardia” frente al surgimiento de China tampoco podrá amenazar la estabilidad del país ni detener su ascenso como potencia.

La “excusa de los derechos humanos” no es sólo una bandera moral de la política exterior de Washington, sino que detrás de ella se encuentra la intención de “moldear” a China. Algunos estadounidenses consideran que el desarrollo chino no es sostenible, de lo contrario habría un problema en el sistema occidental, es decir el éxito del modelo de desarrollo chino sacudiría los fundamentos de las teorías occidentales. Por eso, mientras más estable está China y mientras más rápido es su desarrollo, más frustrados y ansiosos están algunas personas en Washington, por lo que la excusa de los derechos humanos cobra mayor fuerza. Estados Unidos quiere conservar su obsoleta “posición dominante”, además de defender su fundamento teórico de dominación mundial.

Desarrollar de manera integral sus relaciones con Pekín al mismo tiempo que interferir en los asuntos internos de China a través de sus intenciones de “moldear” al gigante asiático, son los fundamentos de la política estadounidense hacia China. Si Washington es incapaz de afrontar adecuadamente la realidad del desarrollo chino y si no busca una manera de establecer una confianza mutua con China, entonces su “puesta en guardia” podría convertirse gradualmente en una política hostil muy peligrosa.

Pensar en China como un futuro rival o un socio a largo plazo, determinará la sostenibilidad de las políticas estadounidenses hacia Pekín. Sin un respeto mutuo, estos dos grandes países no podrán establecer una confianza mutua estratégica, y no habrá manera de lograr una situación de beneficio mutuo. Poco a poco las estrategias de “puesta en guardia” y “moldear” a China empujarán al gigante asiático al extremo del enemigo. Algunos pensadores estadounidenses ya han advertido hace tiempo acerca de la peligrosidad de la política estadounidense hacia China, una política caracterizada por la preponderancia de sólo una de las partes: Estados Unidos.

Washington no podrá bloquear el espacio de crecimiento de China, ni tampoco podrá “moldear” el camino de desarrollo elegido por el gigante asiático. La estabilidad social es una condición previa a la realización de los derechos humanos y el pueblo chino lo ha comprendido claramente. La “excusa de los derechos humanos” no amenazará la estabilidad de China.

PTVMás

Entrevista con el Embajador de España en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás