PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:30.15:45

¿Dónde acaba la libertad de expresión?


Zhang Haixia, un profesor de un instituto dependiente del Ministerio de Justicia, ha afirmado que las estudiantes chinas que cursan estudios superiores en Francia son como "Súper Jinlian Pan" (un personaje de la novela clásica china “Proscritos del pantano” que comete adulterio), lo que desató un acalorado debate en Internet. En respuesta a la reacción violenta en línea, Zhang escribió en su microblog que la gente está "tratando de engañar a la opinión pública con información falsa para arruinar su reputación". Pero él debe saber que la libertad de expresión y la libertad académica no están por encima de la ley, según un artículo en el Diario de la Juventud de China. A continuación, un resumen:

Con independencia de que los internautas hayan citado el comentario Zhang fuera de contexto, su observación es degradante para el conjunto de estudiantes chinas en Francia. Fue irresponsable de Zhang hacer tal observación ante los estudiantes que asisten a un curso de capacitación para el examen judicial, a pesar de que algunos internautas creen que la observación de Zhang estaba destinada a animar la clase, y que la misma es un ejemplo de libertad de expresión.

La libertad de expresión es relativa y no otorga a nadie la licencia para denigrar a otros. Por otra parte, Zhang tiene la responsabilidad adicional de ser un maestro.

El trabajo de un maestro es impartir conocimientos (especial y profesional, en muchos casos) a los estudiantes de su clase. En la era de la información, los estudiantes ya no dependen de los profesores para adquirir conocimientos, pero las aulas siguen siendo santuarios del conocimiento. El humor - si es oportuno u ocasional - anima una clase.
Pero eso no quiere decir que los maestros pueden burlarse o degradar a una persona o grupo de personas para explicar sus argumentos.

Los maestros tienen la libertad de decir lo que quieran para explicar ciertas cosas durante la clase y tienen la libertad de no cumplir con ciertas normas aceptadas, pero la observación de Zhang supuestamente se desvió del tema de la discusión principal, es decir, el examen judicial. Estas desviaciones sin dudas se pueden evitar.(Pueblo en Línea)

30/08/2011

Noticias relacionadas
·Mensaje en sobre de Manila
·Una nueva perspectiva para las relaciones Sino-Japonesas
·Debate: el comercio electrónico
·Repensar la economía mundial
·La necesaria educación sexual
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh