PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:30.15:43

Mensaje en sobre de Manila


El presidente de Filipinas, Benigno Aquino III, comienza hoy su primera visita de Estado a China, con el objetivo de elevar el nivel de las relaciones bilaterales, mediante el fortalecimiento de los lazos políticos, económicos y culturales con China.

Tomando en cuenta los múltiples conflictos que se han generado entre Filipinas y China en los últimos meses respecto al mar de la China Meridional, cabe dar la bienvenida a esta visita, en tanto que la misma supone una señal de reconciliación. La misma muestra que Manila está dispuesta a trabajar con Beijing para apuntalar una imagen global de relaciones bilaterales saludables. También que las dos partes tratarán de resolver sus diferencias mediante el diálogo.

El hecho de que Aquino venga acompañado por una gran delegación mayormente empresarial para su estancia de cuatro días, indica que Manila quiere beneficiarse del robusto crecimiento económico de China. De hecho, los logros económicos de China en los últimos años representan una oportunidad dorada para el desarrollo económico en otros países, incluida Filipinas.

Los intereses comunes entre las dos partes superan con creces las diferencias entre ellos. En cuanto a la cuestión del mar de la China Meridional, Manila debería mantener su compromiso en lo tocante al cumplimiento de las directrices de la Declaración de 2002 sobre la Conducta de las Partes en el mar de la China Meridional. Las directrices recibieron respaldo de China y la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ANSEA) el mes pasado en Bali, Indonesia.

Como miembro de la ANSEA, Manila debe cumplir su compromiso y abstenerse de propiciar provocaciones en las aguas disputadas. Sin embargo, lo sucedido en el último mes, desde la firma de las Directrices, indica que Manila podría tener otra agenda.

Así lo indica el hecho de que Filipinas emprendiera una segunda construcción en una isla en disputa en el mar de la China Meridional. Hace una semana, Aquino elogió la adquisión de un navío de guerra en Estados Unidos, considerándolo símbolo de la determinación del país de defender sus reivindicaciones en la disputa del mar de la China Meridional.

Sucesos de esta índole ponen en duda la sinceridad de Manila en la construcción de lazos más fuertes con China. Por lo tanto, el presidente filipino debe demostrar durante su visita a China que está hablando en serio. (Pueblo en Línea)

30/08/2011

Noticias relacionadas
·Una nueva perspectiva para las relaciones Sino-Japonesas
·Debate: el comercio electrónico
·Repensar la economía mundial
·La necesaria educación sexual
·EE.UU. decapita nuevamente a Al Qaeda
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh