PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:08:18.17:07

Europa está pagando por el pasado

Sarkozy y Merkel al finalizar la conferencia de prensa de la cumbre de París el 16 de agosto.


Un amor forzado

El 16 de agosto terminó la cumbre franco-alemana tan esperada por los mercados. En ella Nicolás Sarkozy y Ángela Merkel presentaron cuatro propuestas: crear un gobierno económico de la zona euro, compuesto por los jefes de estado y de gobierno de los países miembros; establecer un impuesto sobre las transacciones financieras; reducir el déficit fiscal a través de un equilibrio presupuestario; y la unificación del impuesto de sociedades de los dos países. Ambos países también expresaron su absoluta determinación por defender la moneda única.

En cuanto a los eurobonos, no se mostró ninguna voluntad por descartarlos. Según Merkel, “en la actualidad, no creemos que los eurobonos sean la mejor solución”. Sarkozy por su parte dijo: “Podemos imaginar los eurobonos en un momento final de la integración europea, pero no al principio”. Sarkozy cree que el lanzamiento prematuro de bonos europeos podría poner en peligro los países estables actualmente, pues “se verían obligados a garantizar bonos sobre los cuales no tienen control propio”. La tasa de interés de los bonos soberanos de Alemania han pasado de estar 18 puntos por debajo de los estadounidenses, a situarse a 5 puntos por encima. Sin embargo el rescate a Grecia por parte del gobierno alemán está siendo desafiado por la Corte Constitucional.

Luego de terminada la cumbre, se registró un rápido aumento del euro frente al dólar, poniendo fin a la caída anterior. La televisión francesa BFM calificó el resultado como “un amor forzado” entre ambos países.

Pagar por el pasado

Antes de la reunión, la Oficina Federal Alemana de Estadística anunció que, luego de un ajuste por factores estacionales, el PIB del segundo trimestre fue el más bajo en los últimos dos años, con un aumento del 0,1%, con respecto al trimestre anterior de 1,3%. Es el peor desempeño desde la recesión económica en el primer trimestre del 2009. Por otra parte, Eurostat anunció que el PIB de los 17 países de la zona euro en el segundo trimestre experimentaron un crecimiento del 0,2% con respecto al 0,8% del primer trimestre. Es el crecimiento más lento desde el segundo trimestre del 2009, dato que ha aumentado las preocupaciones del mercado sobre las perspectivas de la economía europea.

Frente al estancamiento económico en Francia y el crecimiento del 0,3% de Italia, el dólar estadounidense, la libra esterlina, la corona noruega y el franco suizo revaluaron. El euro cayo un 1% frente al franco suizo, aumentando así la preocupación del banco central suizo sobre el alto tipo de cambio que podía causar una recesión económica y la probabilidad de intervenir en el mercado, pues las exportaciones de suiza representan más de la mitad del PIB.

Otro informe publicado por Eurostat anunció que las exportaciones de junio en la zona euro, luego del ajuste estacional, bajaron un 4,7%, mientras que la cifra de junio había sido del 1,5%. Las importaciones, por su lado, bajaron un 4,1%, y el déficit comercial aumentó de 800 millones a 1.600 millones de euros.

La economía alemana siempre ha dependido de una fuerte capacidad de fabricación y exportación, lo que, sumado a una estricta disciplina financiera, ha hecho de Alemania la espina dorsal de Europa. Un 6% de desempleo la hacen una excepción en Europa. El fuerte crecimiento de las exportaciones hacia China ha sido una ayuda de salvataje contra la crisis. Esta vez los datos económicos alemanes son decepcionantes y han acentuado la convicción de que existe una recesión de doble caída.

El 16 de agosto, el periódico francés Les Echos citó a personal próximo a Sarkozy que decía: “Muy probablemente habrá que reducir el pronóstico del 2,25% de tasa de crecimiento para el 2012 en Francia”. De hecho, la recesión está dificultando que se cumpla el objetivo de 2% de crecimiento para este año. El presidente de la Asociación de Empresas Privadas de Francia señaló en un artículo publicado en Le Monde: “En la última década, nuestro nivel de vida sobrepasó nuestra capacidad práctica. Nos hemos esforzado por defender un estilo de vida que nuestras finanzas no pueden sustentar. Hoy llegó la cuenta, es hora de pagarla.”

Cómo salir de la recesión

El 16 de agosto, la Reserva Federal de Estados Unidos anunció que el valor de producción de las fábricas, minas y sector de servicios aumentó un 0,9% con respecto al periodo anterior, casi el doble de la mediana obtenida en la encuesta de Bloomberg. La producción de automóviles y accesorios creció el 5,2%. El sector de la fabricación fue el de mejor desempeño en EE.UU.

Sin embargo, esta buena noticia cedió frente a la mala noticia de la desaceleración de la economía alemana. El índice de la bolsa de Nueva York cayó. Los futuros de petróleo crudo cayeron luego de dos semanas de buen desempeño. Los futuros de petróleo crudo de entrega en septiembre tocaron un mínimo de 85,86 dólares por barril, casi borrando las ganancias del día anterior. En las últimas tres semanas el euro cayó frente al dólar, dando fin a tres semanas de buen desempeño de las bolsas de EE.UU. y Europa. El índice MSCI también bajó cerca del 1% y los bonos soberanos de EE.UU. y el oro subieron.

Además, el mercado prevé el anuncio de EE.UU. sobre la baja de permisos de construcción y nuevas viviendas durante julio. Asimismo, el 17 de agosto el Departamento de Energía de EE.UU. anunció que las reservas de petróleo probablemente bajarán al mínimo alcanzado 5 meses atrás.

El crecimiento de China también está sufriendo una desaceleración. Según algunos pronósticos, la velocidad de crecimiento económico durante el tercer trimestre del año pasará del 9,5% al 9,2%, lo que afectará directamente la capacidad de importación desde mercados extranjeros.

En un artículo publicado por el periódico británico Financial Times, Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), señala la necesidad de integrar la reducción del déficit a largo plazo con el estímulo económico a corto plazo para garantizar empleos. Joseph Stiglitz dijo en Le Monde que las grandes empresas tienen gran abundancia de efectivo, por lo cual el Estado debe fortalecer el apoyo a las PYME para mantener el crecimiento económico.

Por su parte, Kenneth Rogoff, profesor de la Universidad de Harvard publicó algunos artículos en los periódicos franceses Les Echos y Le Figaro, en donde opina que hoy en día el déficit es el problema principal de Europa y Estados Unidos, y es el obstáculo número uno para el crecimiento económico. Además, cree que “se debe mantener una inflación del 4% al 6% durante algunos años para poder lograr la transferencia de riqueza desde los acreedores hacia los deudores, y de este modo acortar un proceso doloroso”.(Pueblo en Línea)

18/08/2011


Noticias relacionadas
·¿Es China un Ciberdragón?
·Creación del valor de marca en el mercado global
·Una sociedad indiferente
·Servicios para los ancianos
·No más héroes trágicos
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh