PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

Actualizado a las 2011:07:11.17:54

El punto de partida para avanzar hacia la estabilidad y el desarrollo(Foro internacional)

Por Yue Lushi

El 9 de julio de 2011 nació un nuevo país: la República de Sudán del Sur, a orillas del río Nilo Blanco, en medio de una salva de cañonazos que acompañó a la ceremonia fundacional celebrada en Juba, la capital. Ese día se izó la bandera nacional, acompañada del himno nacional “South Sudan Oyee”.

La comunidad internacional respeta plenamente la voluntad del pueblo de Sudán del Sur y su opción independiente y desea que la independencia sea el fin del conflicto y de las penalidades, y que a partir de ahora el país comience a avanzar hacia la estabilidad y el desarrollo. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, así como jefes de Estado, gobierno y enviados especiales de diversos países y representantes de organizaciones internacionales, asistieron a la ceremonia.

La bandera nacional de Sudán del Sur simboliza el aprecio de su pueblo por la soberanía e independencia y su vehemente deseo de disfrutar de un mejor futuro: el color rojo representa la sangre de los mártires; el verde, el frondoso bosque; el negro, el color de la piel de sus ciudadanos; las rayas blancas, la paz que anhelan, y la estrella dorada, la orientación a seguir.

La independencia del país simboliza una nueva página en el proceso de paz entre Sudán del Norte y Sudán del Sur. Ambas partes firmaron en 2005 un acuerdo de paz general para poner término a 22 años de guerra civil. El 9 de enero de 2011, se celebró un referéndum, como parte del cual la mayor parte de los votantes estuvo a favor de la secesión. Sudán del Sur tiene más de 600 mil kilómetros cuadrados de territorio y una población de 8,26 millones de habitantes. Cuenta con abundacia de recursos petrolíferos y otras potencialidades para el desarrollo agrícola, silvícola, pesquero y ganadero. Debido a la prolongada guerra civil, escasea la infraestructura necesaria para los servicios públicos de educación, salud pública, electricidad y agua potable. Según estadísticas de la ONU, en el país, uno de los más subdesarrollados de Africa, el 90 de la población vive por debajo de la línea de pobreza y más del 85 por ciento de los habitantes son analfabetos. Para Sudán del Sur con una base económica muy débil y una estructura política imperfecta, es de importancia primordial promover el desarrollo económico y mejorar la vida de su pueblo.

El Movimiento de Liberación del Pueblo Sudanés, dirigido por la etnia mayoritaria Dinka, desempeñó el papel principal en la lucha por la independencia, y será el partido gobernante del nuevo país. En los 10 estados del país habitan más de 200 tribus, que se enfrentan en frecuentes disputas religiosas y por recursos ganaderos e hídricos. Hay fuerzas políticas que están descontentas de que la etnia Dinka ocupe importantes puestos gobernamentales y procuran mayor presencia. Sudán del Sur encara un grave desafío para hacer realidad la unidad nacional y la estabilidad estatal.

Para Sudán del Sur, las relaciones con Sudán del Norte son de importancia primordial. Ambos países comparten 2.000 kilómetros de frontera. Por causas históricas, Sudán del Sur debe mantener estrechas relaciones con el Norte. Resulta significativo que el presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir, asistiera a la ceremonia de fundación de la República de Sudán del Sur y pronunciara un discurso en la ocasión, haciendo pública una orden presidencial en la cual reconoció a Sudán del Sur como país independiente y soberano y expresó el deseo del gobierno norsudanés de que Sudán del Sur sea un país estable y seguro y de que ambos países se adhieran a los principios de cooperación, respeto y buena vecindad, para establecer relaciones especiales. Estas declaraciones tienen un significado positivo para el desarrollo de las relaciones bilaterales.

Actualmente, ambos países enfrentan muchos problemas, tales como la demarcación de la frontera, la distribución de los beneficios petroleros, la pertenencia de la zona de Abiye y el compartimento de las deudas. Esto exige que ambas partes presten importancia al mantenimiento de la paz y el respeto mutuo, resuelvan las diferencias con sensatez y solucionen los problemas mediante negociaciones y consultas. De esta manera, lograrán eliminar la causa de nuevas disputas.

A pesar de las dificultades, cabe confiar en que bajo la dirección del presidente Salva Kiir, Sudán del Sur y su pueblo consigan nuevos éxitos en la construcción y desarrollo del país. (Pueblo en Línea)

11/07/2011

Noticias relacionadas
·Alta incidencia de VIH/SIDA entre chinos homosexuales
·Acusación injustificada
·Es preciso aprovechar el potencial local
·Polémica sobre las deudas públicas: ¿Sentará EEUU un peligroso precedente?
·Estados Unidos debe evitar entrar en conflicto militar con China
 Más  
  • Comentario
  • Nombre y apellido           Anónimo
Noticias de PCCh