Actualizado a las 2010:02:23.14:33

El Año Nuevo Chino fue “secuestrado” por la Política

En su mensaje de felicitación dado a conocer en ocasión del Año del Tigre del calentario lunar chino, Barack Obama se desvia del tema de “felicitación” para declarar una medida política destinada a apaciguar la polémica entre los partidarios de las diversas culturas éticas de origen asiático. Quizá esta medida corresponde al principio estadounidense de pluralismo cultural y competencia de intereses entre diversos grupos étnicos, pero la tradición cultural se hereda adhiriéndose a su propia ley, que no se deja cambiar por el juicio ni mediación políticas.

Esto lo dice el Diario Wen Hui Bao de Hong Kong en un artículo titulado “El Año Nuevo Chino fue ‘secuestrado’ por la política”. Los siguientes son extractos de la nota:

Los dignatarios de diversos países han pronunciado sendos mensajes del Año del Tigre para expresar felicitaciones a los habitantes de origen chino, a China o hacer votos por el desarrollo de las relaciones con China. Lo que atrae la atención consiste en que el presidente estadounidense lo ha hecho con motivo del Año Nuevo Lunar Asiático en vez del Año Nuevo Chino, y el objeto de su felicitación no solo son los chinos y los de origen chino sino también a todos los de origen chino del mundo.

El que el Año Nuevo Chino se haya convertido en el Año Nuevo Lunar Asiático es el resultado de la competencia del pluralismo cultural en EEUU y también muestra la astucia política estadounidense. El China Times de Taiwan comenta que el término que usa Obama suena muy raro, pero las autoridades estadounidenses se ven obligadas a cambiar el nombre del año tradicional chino partiendo de sus necesidades políticas. Esto vuelve a hacer a la gente prestar atención al debate sobre el nombre en inglés del Año Nuevo Chino.

“El Año Nuevo Chino” se convierte en “El Año Nuevo Lunar Asiático”

La celebración del Año Nuevo Chino se inició en la década de 1860 cuando 100 mil trabajadores chinos ingresaron a los EEUU para la construcción del más importante proyecto ferroviario de la historia del país. Los constructores chinos también trajeron el hábito de celebrar la tradicional Fiesta de Primavera de su país de origen. Con el incremento de los inmigrantes chinos en EEUU, el Año Nuevo Chino, que se ha venido celebrando el Año Nuevo Chino en las colonias chinas, ha sido conocido por los habitantes estadounidenses. La Fiesta de Primavera ha sido fijada como un día festivo legal en los estados de Nueva York y Maryland.

El que la Fiesta de Primavera haya atraido la importancia de la sociedad de EEUU se debe al incremento de la influencia de la cultura china. Y un creciente número de personas también consideran que esta fiesta de origen chino está siendo internacionalizada. Es notorio que al convertir el Año Nuevo Chino en el Año Nuevo Lunar Asiático, intentan disminuir “el sabor y procedencia chinas” de la Fiesta de Primavera y hacer de ella la víctima presa en el juicio y mediación de los conflictos étnicos y culturales en EEUU.

Además de los inmigrantes de origen chino y los chinos de ultramar, los estadounidenses de origen coreano y vietnamita también celebran la Fieste de Primavera del calentario lunar. Estos últimos consideran un perjuicio a su propia tradición cultural el que la corriente principal de la sociedad estadounidense haya definido el Año Nuevo Chino como la Fiesta de Primavera común en el país. Los grupos étnicos de origen asiático compiten por el Año Nuevo Lunar, y por su parte el gobierno estadounidense trabaja por hacer conciliar en lo referente a la cultura para la estabilidad interna. Esto ha conducido a acontecer que Obama ha extendido felicitaciones del Año del Tigre a todos los originarios asiáticos del mundo.

Quizá, la medida de equilibrio político de Obama ha resultado efectiva en su propio país, ya que los habitantes de origen chino, coreano y vietnamita no tienen objeción para celebrar el Año Nuevo Lunar. Sin embargo, Obama no tiene razón al expresar sus felicitaciones a los originarios asiáticos en el mundo entero. Los japoneses habían dejado de celebrar el Año Nuevo Lunar ya en la época de la reforma de Meiji (1868-1912), y los países del Sur, Centro y Oeste de Asia tampoco tienen el hábito de celebrar es fiesta. Solo dos países vecinos de China, Corea del Sur y Vite Nam, tienen la tradición de celebrar la Fiesta de Primavera.

Obama se desvía del tema de felicitación en su mensaje

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consciente del origen chino de la Fiesta de Primavera, extendió felicitaciones solo al pueblo chino, e incluso escribió una inscripción con caracteres chinos “Feliz Año del Tigre”.

Esto demuestra que Obama se ha desviado del tema, al expresar felicitaciones con motivo del Año Nuevo Lumar Asiático, convirtiéndolas en una medida política para apaciguar la disputa cultural entre los grupos étnicos de origen asiático. Quizá esta medida corresponde al principio estadounidense de pluralismo cultural y competencia de intereses entre diversos grupos étnicos, pero la tradición cultural se hereda adhiriéndose a su propia ley, que no se deja cambiar por el juicio ni mediación políticas. (Pueblo en Línea)
23/02/2010

Noticias relacionadas
·¿Por qué se concibe una nueva unión regional en América Latina?
·Energía atómica en EE.UU.: ¿Industria en decadencia o promisoria fuente de energía?
·Comentario: Los hechos hablan por sí mismos
·Hablemos de sexo (4)
·Hablemos de sexo (3)
 Más  
Noticias de PCCh