Última hora:  
Español>>Mundo

Los efectos de la devaluación del real

Actualizado a las 31/05/2012 - 17:00
La depreciación sufrida por la moneda brasileña, el real, ante el dólar en los últimos meses, ha abierto un debate siempre presente en la economía brasileña, sobre los beneficios y los prejuicios que supone tener la moneda estadounidense elevada.
Palabras clave:
Los efectos de la devaluación del real

Por Pau Ramírez

La depreciación sufrida por la moneda brasileña, el real, ante el dólar en los últimos meses, ha abierto un debate siempre presente en la economía brasileña, sobre los beneficios y los prejuicios que supone tener la moneda estadounidense elevada.

Durante este mes de mayo, el dólar ha vuelto a situarse por encima de los dos reales, algo que no sucedía desde julio de 2009.

Por un lado, el alza de la moneda americana ante la brasileña es bien visto por el sector exportador, cuyas transferencias se hacen en moneda extranjera y que viene reclamando, desde hace tiempo, de la desventaja que supone un real fuerte ante el dólar.

Por otra parte, el dólar alto puede tener un impacto en la inflación, ya que muchos productos consumidos en Brasil tienen su precio influenciado por el dólar.

Como el impacto de la subida del dólar es visto diferente dependiendo del sector, es difícil llegar a un nivel de cambio equilibrado que deje a todo el mundo satisfecho.

"No hay un cambio ideal", explica el economista Silvio Neto, de la Consultora Tendencias.

El actual movimiento al alza del dólar ante el real es fruto de diversos factores, destacando la intervención del Gobierno de Dilma Rousseff en la caída de los tipos de interés en el mercado interno y el empeoramiento del escenario económico internacional, en especial a la crisis que se vive en Grecia y en España, que llevó a un aumento de la percepción del riesgo.

La mala racha que viven los commodities (de los que Brasil es un gran exportador) también tuvo una influencia en el alza del dólar, que en los últimos meses, pasó de los 1,70 reales por dólar de finales de febrero, a los 1,80 reales por dólar en marzo, aumentó en abril y finalmente, superó los 2 reales por dólar en este mes de mayo.

El fenómeno pero, no es exclusivo de Brasil y afecta a monedas de otros países. En las últimas semanas, otra potencia emergente como es la India ha visto como su moneda, la rúpia, alcanzaba un mínimo histórico ante el dólar, fruto de la crisis en la zona euro, que está afectando a los mercados asiáticos.

"Sea en mayor o en menor medida, está claro que afecta a varias monedas", indica Neto.

Los economistas consideran que el impacto más inmediato que representa el alza del dólar se verá en la inflación de los precios.

Al ser buena parte de los productos consumidos en Brasil con un precio influenciado por la moneda norteamericana, con el aumento de la cotización se vuelven más caros, lo que aumenta la inflación.

El último informe semanal del Banco Central sobre la inflación la situaba en un 5,17 por ciento este año, superior al objetivo que se marcó el Gobierno, del 4,5 por ciento, pero dentro del límite establecido (6,5 por ciento).

Los analistas consideran que las posibles acciones que adopte el Gobierno para intervenir en el alza del dólar están condicionadas a la inflación.

"Si el Gobierno percibe que la inflación está subiendo más de lo que se esperaba, si el objetivo empieza a ser amenazado, el Banco Central deberá intervenir", apunta Santiago Perisé, de la consultora PUC Jr.

La población es quien más sufrirá el alza del dólar, aunque de forma negativa. En el caso de los productos importados o los viajes al exterior, que en los últimos meses habían aumentado considerablemente ante la desvalorización de la divisa estadounidense, se notará rápidamente.

"Ya hay quejas sobre el aumento de los precios en algunos sectores", apunta Perisé, aunque la mayoría de los productos debe sufrir un aumento gradual.

Ya las empresas exprotadoras, que llevaban años quejándose de la valorización del real ante el dólar, se beneficiarán por la nueva cotización, aunque el beneficio puede reducirse en los casos en los que las exportaciones dependan de los bienes importados.

Ya las empresas importadoras, que tienen sus costes en dólares, el efecto será negativo y puede aumentar sus deudas.

Lo que no queda claro, es la tendencia que seguirá el dólar a lo largo de este año. Mientras muchos economistas calculan que caerá hasta los 1,80 o 1,85 reales por dólar, otros apuestan que se mantendrá encima de los dos reales.

"Dependerá de lo que suceda en el panorama internacional, lo que todavía es imprevisible", comenta Neto.

PTVMás

Entrevista con Mercedes De Armas García, directora de información de la cancillería de Cuba

EnfoqueMás

ColumnistasMás