Última hora:  
Español>>América Latina

Crisis y crecimiento económico, temas de Cumbre Iberoamericana

Actualizado a las 02/11/2012 - 15:18
La XXII Cumbre Iberoamericana, prevista para los días 16 y 17 de noviembre en la ciudad española de Cádiz, centrará su atención en la crisis y el crecimiento económico, en momentos en que España y Portugal están en recesión y América Latina pasa por un buen momento económico.
Palabras clave:

Recomendados para hoy:
China: El segundo prototipo de caza furtivo chino voló con éxito
Economía: Huracán Sandy podría desacelerar ligeramente economía de EEUU
Sociedad: Adiós a música gratuita
Ciencia: El robot Curiosity envía imágenes clave sobre las rocas de Marte
Viaje: Ciudad turística de Yangshuo
Ostras: Muchacho indio, con 26 dedos en total



La XXII Cumbre Iberoamericana, prevista para los días 16 y 17 de noviembre en la ciudad española de Cádiz, centrará su atención en la crisis y el crecimiento económico, en momentos en que España y Portugal están en recesión y América Latina pasa por un buen momento económico.

El rey Juan Carlos I, el inspirador de estas cumbres iniciadas en 1991 en México, declaró hoy que la intención de España es reforzar la relación entre los países iberoamericanos, resaltando que la XXII Cumbre llega en un momento de importantes transformaciones para la zona europea.

"Queremos que de Cádiz todos salgamos más unidos como comunidad, mejorando los mecanismos de diálogo entre nosotros e incrementando la integración y la cooperación entre nuestros gobiernos", precisó el monarca.

Juan Carlos destacó el papel de la ciudad de Cádiz como cuna del moderno constitucionalismo español y de los valores democráticos extendidos por Iberoamérica.

A su juicio, esta reunión supondrá un homenaje a la ciudad en el bicentenario de su Constitución, y a "aquellos representantes que, procedentes de ambos hemisferios, participaron en su elaboración".

"Su espíritu e ideales siguen aquí vigentes con nosotros, guiando la acción de quienes hoy ejercen las responsabilidades de gobernar a esta gran comunidad de 600 millones de personas", añadió.

El gobierno conservador de España ha indicado que dedicará en la Cumbre sus "mayores esfuerzos" a buscar acuerdos que contribuyan a salir de la crisis y a aumentar la colaboración económica con las naciones latinoamericanas, donde muchas de sus principales empresas están asentadas exitosamente.

España registra en la actualidad una tasa de desempleo del 23 por ciento y sufre su mayor crisis económica desde la Segunda Guerra Mundial.

Además, está aplicando un duro plan de austeridad para tratar de atajar el alto déficit público, que se sitúa en el 8,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), pero éste es rechazado por una gran parte de la población.

España tiene a Brasil como su prioridad dentro de Iberoamérica. Por ello ha demostrado su interés en que esta nación fortalezca su relación con la Unión Europea (UE) mediante la negociación de un Acuerdo de Asociación sin necesidad de depender del Mercosur, integrado también por Argentina, Uruguay y Venezuela (Paraguay está suspendido).

Brasil negocia desde hace años un acuerdo de libre comercio con la UE.

Según el gobierno de Madrid, la UE no va a avanzar en un acuerdo de asociación con el Mercosur tras la decisión de Argentina de expropiar a la compañía petrolera española YPF a Repsol.

Por su parte, Enrique Iglesias, a cargo de la Secretaría General Iberoamericana, dijo recientemente que en un contexto de crisis generalizada "América Latina debe ser parte de la solución", recordando que "es una región emergente que ha manejado bien los tiempos en una situación de crisis global y que tiene un futuro prometedor en base, entre otras cosas, a la buena conducción de sus políticas macroeconómicas".

El buen desempeño económico de los países latinoamericanos, especialmente los de Sudamérica, ha tenido como sustento su creciente comercio y cooperación económica con las naciones de Asia Pacífico, en particular con China, que se ha convertido en un socio principal para Brasil, Argentina, Chile, Ecuador, Venezuela, Perú y Cuba.

Además, con esta cita, España busca dar un nuevo impulso a las cumbres iberoamericanas, tras las ausencias de varios mandatarios latinoamericanos en la última celebrada en octubre de 2011 en Paraguay.

Todos los países han confirmado su presencia en la cumbre, pero seguramente no todos estarán representados por sus jefes de Estado y de Gobierno.

Es de gran preocupación para España la asistencia de los líderes latinoamericanos a la reunión anual, la cual ha ido languideciendo en los últimos años debido a las ausencias, justificadas en parte por falta de contenido y utilidad de estas cumbres.

En la capital paraguaya faltaron a la cumbre la mitad de los jefes de Estado y de gobierno invitados, lo cual hizo que algunos líderes cuestionaran la continuidad de estas cumbres.

El gobierno español, principal contribuyente económico de la Secretaría General Iberoamericana, estaría decidido a cerrar este debate en Cádiz.

Se conoció que el designado mandatario paraguayo, Federico Franco, no ha sido invitado a la cumbre debido al rechazo generalizado que tuvo el "golpe parlamentario" que sacó del poder al presidente Fernando Lugo en junio pasado.

Para este bloque de naciones, el gran desafío será lograr una mayor integración y cooperación entre Latinoamérica y España y Portugal, aprovechando el enorme potencial de sus mercados internos para el comercio, la inversión, y el acceso conjunto a los mercados internacionales.

A ello se sumaría la cooperación en las diversas áreas sociales y culturales.

La Comunidad Iberoamericana está constituida por todos los países de América Latina de habla española y portuguesa más España, Andorra y Portugal.

Es considerada "una comunidad de lenguas, de identidad y de valores más cohesionada que otros espacios internacionales", que es diversa por el mestizaje de sus tres componentes: pueblos originarios, poblaciones europeas y afrodescendientes".

Los preparativos de la XXII Cumbre han sido encabezados por una "troika", compuesta por España, que ejerce la Secretaría Pro Tempore; Paraguay que la albergó la última vez, en 2011, y Panamá, que lo hará en 2013.

En Cádiz, las naciones latinoamericanas, que han debido afrontar innumerables crisis en las últimas décadas, podrían mostrar a sus pares de Andorra, España y Portugal cómo hicieron para salir airosas de la gran crisis global, desatada en Estados Unidos en 2008.

La Secretaría ha llamado a renovar a la Comunidad, descubriendo nuevos frentes de cooperación y trabajando unida en los ámbitos de las inversiones, en proyectos de infraestructuras, alianzas empresariales, la asociación público-privada, de la formación y circulación del capital humano, la cooperación tecnológica y de la innovación, incluyendo a las pequeñas y medianas empresas.

Temas recomendados:
Nueva York después del Sandy Intentan salvar idiomas en peligro extranjeras Finales de Reina Gigante 2012
Amor multicolor Donantes de esperma en China La casa más espantosa del Reino Unido
Muchacha brasileña vende a su virginidad por 780 mil euros La vulnerabilidad de Shanghai Vuelven a su hogar 18 pandas después de terremoto

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista a Gonzalo Gutiérrez Reinel, Embajador de Perú en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás