Última hora:  
Español>>América Latina

México aprovecha frenazo de China y adelanta a Brasil

Actualizado a las 21/09/2012 - 17:03
(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – México comienza a desplazar a Brasil como el rey de los mercados latinoamericanos por la misma razón que había quedado relegado a un segundo plano en la región: China, indica un reciente informe de Reuters publicado por el diario mexicano El Financiero.
Palabras clave:

(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – México comienza a desplazar a Brasil como el rey de los mercados latinoamericanos por la misma razón que había quedado relegado a un segundo plano en la región: China, indica un reciente informe de Reuters publicado por el diario mexicano El Financiero.

Mientras la economía mexicana gana competitividad y crece lento pero firme de la mano de la demanda de Estados Unidos, donde empieza a robarle mercado a China, Brasil se desacelera por un menor apetito de Beijing por las materias primas. Por eso los inversionistas extranjeros de cartera continúan aumentando su exposición a México y reduciendo sus apuestas por Brasil, que es vulnerable al riesgo de una eventual caída más profunda en el ritmo económico chino.

En los primeros 7 meses del año, la bolsa de Sao Paulo recibió un flujo neto de inversión externa de 2,900 millones de dólares, que fue superado por los 3,400 millones que entraron al mercado mexicano, según los bancos centrales de ambos países.

El año pasado, el balance había sido muy distinto: Brasil había captado 7.00 millones de dólares, mientras que México debió absorber la salida de 6.200 millones. Y en el 2010, el mercado accionario paulista había seducido la friolera de 37.700 millones frente a los modestos 640 millones de su par mexicano.

“El inversionista extranjero, que no tiene corazón y no tiene emoción, siempre va donde esté la mejor oportunidad económica y de repente Brasil ya no parece ser la mejor oportunidad”, dijo Luis Maizel, que supervisa los 7.000 millones de dólares invertidos por fondos de LM Capital Management.

Desde que China se sumó a la Organización Mundial de Comercio (OMC) en el 2001, Brasil disparó su crecimiento montado en lo que parecía una insaciable demanda de la potencia asiática por sus materias primas, mientras las industrias mexicanas luchaban en Estados Unidos contra los productos baratos chinos.

Con un nuevo Gobierno que promete reformas para acelerar el crecimiento, México espera consolidar una tendencia favorable en momentos en que el bajón de Brasil coincide con la menor tasa de expansión de la segunda economía del mundo.

“El péndulo ha oscilado de vuelta a favor de México”, dijo Claudio Brocado, administrador de fondos de Batterymarch Financial Management Inc., que ayuda a supervisar 5.900 millones de dólares invertidos en acciones de países emergentes. “Había oscilado demasiado en la dirección opuesta”, describió.

Muchos esperan que la mayor economía latinoamericana se recupere en los próximos trimestres por el arsenal de medidas del Gobierno para reavivar el crecimiento y por la ola de inversiones en infraestructura para la Copa Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos del 2016.

Datos de EPFR Global, que monitorea la actividad de los fondos de inversión, mostraron que la semana pasada Brasil tuvo el mayor flujo entrante para acciones en tres meses, tras la aprobación en China de un plan de infraestructura de 150.000 millones de dólares para reactivar su actividad.

Brasil creció a tasas que casi duplicaron las de México en la última década hasta ganarle el lugar como la mayor economía latinoamericana en el 2005, convirtiéndose en el país consentido de los mercados.

Pero México empieza a brillar, y no solo por las nubes en Brasil. Mientras la economía se encamina a expandirse más que la brasileña por segundo año consecutivo -algo que no ocurría desde 1999- la competitividad de sus industrias crece.

La brecha en costos laborales frente a China cayó al 7 por ciento en el 2011 desde el 238 por ciento del 2002, según Moody's. Y sus lazos con Estados Unidos, que está saliendo de la crisis mejor parado que otros países desarrollados, lo perfilan como una opción menos vulnerable a la tormenta global.

Por eso sus productos están recuperando espacio en las estanterías estadounidenses. La participación de mercado había caído a un 9,5 por ciento en el 2005 a manos de China, pero se ubicaba en un 13 por ciento a principios de este año.

Barclays asegura que además de la proximidad con Estados Unidos, México tiene la ventaja de una creciente especialización en sectores de mucho valor agregado como el automotriz y el de equipo de telecomunicaciones, lo que ha ayudado a las ensambladoras a recuperar terreno frente a China. Productos grandes pueden tardar entre 4 y 5 semanas en llegar a Estados Unidos desde China.

El crecimiento de China de más del 7 por ciento anual aún le saca cuerpos de ventaja a Estados Unidos y a México, pero se redujo a casi la mitad desde la crisis y probablemente siga en esos niveles porque Beijing busca una tasa de expansión menos explosiva pero más sostenible.

Y China recortó su demanda de productos primarios: los envíos de mineral de hierro y petróleo brasileños a su socio asiático, 2 de los principales productos que le vende, cayeron un 21 por ciento y un 13 por ciento, respectivamente, en lo que va del año frente al mismo lapso de 2011.

“Los flujos ahora están siendo impulsados por la percepción de que el vagón de Brasil está muy sujeto a China, que está desacelerándose y cambiando su orientación de una manera que reduce su intensidad en materias primas y energía”, dijo Frances Hudson, estratega de Standard Life, que tiene unos 260.000 millones de dólares en activos invertidos por el mundo.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás

ColumnistasMás