Última hora:  
Español>>América Latina

Estéril diálogo Rajoy-Mas y otra vez gritos de "independencia"

Actualizado a las 21/09/2012 - 17:03
(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Con gritos de “independencia”, unas cuatro mil personas concentradas en la plaza Sant Jaume, de Barcelona, dieron la bienvenida al presidente de la Generalitat, Artur Mas, después del fracaso de su viaje a Madrid para entrevistarse con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, e intentar conseguir una reforma del estatuto de Cataluña y del pacto fiscal.
Palabras clave:

(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Con gritos de “independencia”, unas cuatro mil personas concentradas en la plaza Sant Jaume, de Barcelona, dieron la bienvenida al presidente de la Generalitat, Artur Mas, después del fracaso de su viaje a Madrid para entrevistarse con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, e intentar conseguir una reforma del estatuto de Cataluña y del pacto fiscal.

El no y no que le espetó Rajoy, aunque desde un día antes se daba por descontado, llevó a Convergència Democràtica (CDC) y sus juventudes, así como por la Assemblea Nacional Catalana (ACN), a convocar una concentración frente al Palau de la Generalitat para dar la bienvenida a Mas y pedirle que siga adelante con el proceso de separación de España.

Luego de agotar el recurso de la reunión con el presidente del Gobierno, más por formalidad que por esperanza de encontrar solución alguna, el líder catalán ofreció una conferencia de prensa en Madrid, en la que no ofreció ningún adelanto de la estrategia que seguirá su partido, Convergència i Unió, (CiU) a partir de ahora, aunque declaró que “es el momento de hacer un debate reflexivo y constructivo. Y yo tengo que aportar soluciones”.

El presidente de la Generalitat planteó la necesidad de un “proyecto nuevo” para Cataluña y añadió que trabajará para que ese nuevo proyecto “no sea de ruptura”, sino que se enmarque “dentro de Europa y del euro”. “No tiene sentido obcecarse en un camino que está cerrado”.

Reconoció que “Cataluña no puede con mucho cubrir los objetivos a los que aspiramos como nación y como pueblo”, por lo que instó a abrir “un debate en Cataluña, una reflexión a fondo y serena” para tomar “decisiones” a partir de la semana que viene, informó El Mundo.

“Como la respuesta va a ser siempre la misma: 'no, no hay margen'; no podemos darnos de bruces contra la pared”, dijo el dirigente, que no se resigna a un “futuro gris” e insiste en “tomar decisiones”, aunque él mismo no puede en este momento concretar de qué tipo.

“Se ha perdido una oportunidad histórica de entendimiento entre Cataluña y el conjunto de España”, afirmó y añadió que “lo que no podemos hacer es dejarnos instalar en nuestro ánimo colectivo la sensación de impotencia”.

Mientras, en el Gobierno, la preocupación es que CiU convoque elecciones adelantadas, para noviembre o diciembre próximo, y arrase en las urnas, lo cual incrementaría la tensión en plena crisis económica, cuando Rajoy se debate en si solicita o no el rescate a la UE.

Inquieta en Mocloa que en un momento de gran debilidad económica, España traslade la imagen al exterior de una tensión independentista fuerte en una comunidad clave y con comicios a la vista que pueden reforzar esa sensación, reflexiona El País.

Mariano Rajoy, insisten fuentes del Ejecutivo, no tenía ningún tipo de margen ni político ni económico para conceder a Mas absolutamente nada sobre el pacto fiscal. Ante la evidencia de que la ruptura estaba en camino, tanto Mas como el presidente del Gobierno intentan culpar al rival. Mientras el president señala que él ha hecho todo lo que ha podido para negociar, Rajoy plantea en un comunicado que él sí ha ofrecido una salida: negociar un nuevo sistema de financiación en 2013 con todas las demás comunidades, y no uno especial para Cataluña como reclama CiU.

Después de recibir en un principio de su gestión un amplio respaldo de CiU, el Gobierno afirma ahora sentirse traicionado, porque cree que Mas llevaba un año preparando el ambiente para dar un giro soberanista y arrasar en las elecciones.

Hemos ayudado a la Generalitat con más de 11.000 millones de euros, si se suma el fondo de rescate al que Mas ha decidido acudir y las ayudas para el pago a proveedores, recuerda Rajoy en su declaración. Si Cataluña quiere reformar su financiación como se ha hecho siempre, dentro de la LOFCA, bien, si no, no hay nada que hacer. “Otras fórmulas que cuestionen el marco constitucional solo pueden ser decididas por el conjunto del pueblo español representado por las Cortes Generales”.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás

ColumnistasMás