Última hora:  
Español>>América Latina

Belgrano Cargas: el tren que une a Cristina, Macri, los chinos y Moyano

Actualizado a las 27/06/2012 - 16:35
La presidenta Cristina Fernández reflotó un globo de ensayo lanzado por Kirchner hace seis años. La visita del primer ministro de China, Wen Jiabao, culminó con la promesa de un préstamo chino por U$S 11.430 millones a quince años para reactivar el ferrocarril Belgrano Cargas, la mayor red nacional de transporte. Este fue el tercer anuncio para esta línea que hizo el Gobierno nacional desde 2006, desde cuando hubo pocos avances.
Palabras clave:

La presidenta Cristina Fernández reflotó un globo de ensayo lanzado por Kirchner hace seis años. La visita del primer ministro de China, Wen Jiabao, culminó con la promesa de un préstamo chino por U$S 11.430 millones a quince años para reactivar el ferrocarril Belgrano Cargas, la mayor red nacional de transporte. Este fue el tercer anuncio para esta línea que hizo el Gobierno nacional desde 2006, desde cuando hubo pocos avances.

En mayo del año pasado Cristina había anunciado un "mega-plan" para el Belgrano Cargas que contemplaba unos 3200 kilómetros de nuevas vías; pero desde entonces, como parte de la primera etapa, sólo se refaccionaron 250 km.

Néstor Kirchner le encargó a su secretario de Transporte, Ricardo Jaime, la reactivación de esta línea carguera. En julio de 2006, y con bajo perfil, la línea pasó a ser operada por un consorcio chino-argentino encabezado por un viejo conocido contratista del Estado, Franco Macri .

Para tal fin se conformó la Sociedad Operadora de Emergencia (SOE) por iniciativa de Macri, quien trajo como socio a la aceitera china Sanhe Hopefull . El empresario argentino se convirtió en los últimos diez años en una especie de edecán de negocios chinos en el país; por lo cual también posee la representación de la línea de automóviles Chery.

Macri y los socios chinos poseen el 51% de la concesión de la línea. La mediación de Jaime incorporó a socios privados: Benito Roggio con el 24,5% y EMEPA , del empresario Gabriel Romero, con otro 24,5%.

Roggio, concesionario de Metrovías, y Romero, de Ferrovías, poseen buenas relaciones históricas con el kirchnerismo. Ambos ahora se quedaron con las operaciones de las líneas Sarmiento y Mitre, que fueron desafectadas a TBA luego de la tragedia de Once.

El 20% restante de las acciones se repartió entre gremios, que pugnaban por una cuota en el Belgrano Cargas: 6,6% para la Unión Ferroviaria (UF), 6,6% para La Fraternidad (maquinistas) y el restante 6,6% fue -por sorpresa- para la Federación de Camioneros, a cargo de Hugo Moyano .

Por entonces la relación de Moyano con el Gobierno de Kirchner era óptima: al punto que el sindicato del líder camionero obtuvo participación en un servicio que es competencia directa de su sector.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Invertir en Chile--Entrevista con Matías Mori, vicepresidente Ejecutivo Comité de Inversiones Extranjeras de Chile

EnfoqueMás

ColumnistasMás