Última hora:  
Español>>América Latina

Chile rechaza aplicar sanciones a Paraguay pese a criticar destitución

Actualizado a las 26/06/2012 - 16:36
SANTIAGO, 25 jun (Xinhua) -- El canciller de Chile, Alfredo Moreno, descartó hoy que su gobierno aplique sanciones contra el nuevo gobierno de Paraguay, como anunciaron otros países sudamericanos, aunque a la par consideró "legal pero ilegítima" la destitución el viernes de Fernando Lugo como presidente de este país.
Palabras clave:

SANTIAGO, 25 jun (Xinhua) -- El canciller de Chile, Alfredo Moreno, descartó hoy que su gobierno aplique sanciones contra el nuevo gobierno de Paraguay, como anunciaron otros países sudamericanos, aunque a la par consideró "legal pero ilegítima" la destitución el viernes de Fernando Lugo como presidente de este país.

Moreno subrayó que "el juicio político contra Lugo fue legal, pero ilegítimo", al señalar que su gobierno no seguirá los pasos de Argentina, Brasil, Uruguay (miembros plenos del Mercosur junto a Paraguay) que suspendieron la participación de esta nación en la cumbre del bloque el próximo 29 de junio.

En entrevistas con la prensa en Santiago, Moreno dijo que Chile no va a tomar medidas que signifiquen "daño a la población de Paraguay", como sanciones comerciales, como la aplicada por Venezuela, que cortó el suministro de petróleo.

"El proceso, que es legal, se convirtió en un proceso ilegítimo, como han señalado diversos países. Desgraciadamente se ha puesto una mancha en el procedimiento que desde su origen es legal", al referirse a la destitución de Lugo por el Congreso paraguayo.

Lugo fue reemplazado por el vicepresidente paraguayo Federico Franco, líder del Partido Liberal, quien abandonó la alianza que tenía con el ex mandatario.

Moreno reconoció que en la destitución de Lugo "no hubo un debido proceso, no hubo la posibilidad de que el presidente se pudiera defender frente al juicio que se estaba iniciando en la Cámara de Diputados y en el que el Senado opera como tribunal".

Recordó que a Lugo se le dieron 15 horas para que pudiera presentar su defensa, tuvo dos horas para hacerlo y fue destituido de inmediato.

El presidente chileno Sebastián Piñera anunció el pasado fin de semana que llamará a consulta al embajador en Paraguay, Cristián Maquieira, para informar lo sucedido con el cambio de gobierno, al señalar que la actitud de Chile ante el gobierno de Franco se definirá con el Mercosur y la Unasur, en miras a las cláusulas democráticas.

Por su parte, el diputado socialista y opositor, Marcelo Díaz, dijo que el gobierno ha actuado con exceso de prudencia.

"Lo que ocurrió en Paraguay fue un 'golpe de Estado' y el gobierno chileno tiene que calificarlo como tal y actuar en consecuencia".

A su juicio, "el gobierno está siendo demasiado complaciente con la situación 'de facto' en Paraguay" y dijo que le parece débil la medida de llamar a consulta al embajador, por lo cual instó a retirar al diplomático de Paraguay y a que se sume a las estrategias que plantean otros países sudamericanos para aislar al régimen "de facto".

En un comunicado, la cancillería chilena afirmó el domingo que la Declaración del Mercosur adolece del mismo defecto que se le atribuye al proceso interno paraguayo que terminó con la destitución de Lugo, ya que se califica impropiamente como de ruptura del orden democrático, "por no haberse respetado el debido proceso".

También critica a la cancillería argentina porque "no actuó conforme a los procedimientos" que se observan en el Mercosur, al no consultar a los Estados Asociados, como Chile, y "lo que es más grave, fue resuelta sin escuchar previamente al gobierno de la República del Paraguay, violando de tal manera el debido proceso".

Agregó que la declaración demuestra que no resulta posible negar la constitucionalidad del juicio político, ni la abrumadora mayoría de senadores (39 de 45) con que se tomó la decisión de condenar a Lugo, ni que el propio afectado se sometió al juicio político y acató públicamente la resolución adoptada.

Según el gobierno chileno, la declaración no contribuye a la paz y la tranquilidad pública de Paraguay, ni a la integración regional, y se extralimita al descalificar decisiones adoptadas, en uso de sus legítimas atribuciones, por el Poder Legislativo paraguayo, tan electo por el pueblo como Lugo y el ahora presidente Federico Franco.

Este lunes, el nuevo gobierno paraguayo juró a sus ministros en una ceremonia en el palacio presidencial en Asunción, poco después de que se reuniera el ex gabinete con el destituido Fernando Lugo, quien anunció que asistirá a la cumbre del Mercosur en la ciudad argentina de Mendoza para analizar la crisis en Paraguay.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Invertir en Chile--Entrevista con Matías Mori, vicepresidente Ejecutivo Comité de Inversiones Extranjeras de Chile

EnfoqueMás

ColumnistasMás