Última hora:  
Español>>América Latina

Bolivia descarta juicio de empresa brasileña y pago a BNDES

Actualizado a las 12/04/2012 - 09:23
LA PAZ, 11 abr (Xinhua) -- El gobierno boliviano desechó hoy la posibilidad de que se sustancie en la justicia de Brasil una eventual demanda de la empresa brasileña OAS, al tiempo que aclaró que Bolivia no le debe nada al Banco Nacional de Desarollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.
Palabras clave:

LA PAZ, 11 abr (Xinhua) -- El gobierno boliviano desechó hoy la posibilidad de que se sustancie en la justicia de Brasil una eventual demanda de la empresa brasileña OAS, al tiempo que aclaró que Bolivia no le debe nada al Banco Nacional de Desarollo Económico y Social (BNDES) de Brasil.

El vicepresidente boliviano Alvaro García Linera explicó que el contrato con la empresa brasileña OAS, que el mandatario Evo Morales anuló por incumplimiento en la construcción de carretera, establece que las controversias judiciales deben sustanciarse en tribunales de Bolivia.

García Linera descartó que la controversia se lleve a Brasil o otra instancia internacional.

"Sobre el tema de juicios, el artículo 21 del contrato establece que en caso de surgir controversias entre el contratante y el contratista, que no puedan ser solucionadas por la vía de la concertación, las partes están facultadas para acudir a la vía judicial bajo la jurisdicción coactiva fiscal, eso es Bolivia", afirmó el vicepresidente boliviano.

En consecuencia, ratificó en conferencia de prensa, que en caso de que la empresa OAS pretenda enjuiciar a Bolivia por la anulación del contrato de construcción, éste tiene que acudir a tribunales bolivianos.

De esta manera respondió a versiones del opositor del MSM, Juan del Granado, quien aseguró que el contrato de financiamiento, firmado entre OAS y la estatal boliviana ABC, dispone que cuando hay un incumplimiento se debe recurrir a cortes brasileñas.

El presidente boliviano anunció el martes la anulación del contrato suscrito con la empresa brasileña OAS para la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, en los tres tramos, debido al incumplimiento en que incurrió la compañía.

Esta decisión gubernamental fue asumida tras una evaluación realizada con la estatal Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), en la que se resolvió ejecutar la boleta de garantía de la empresa de 25 millones de dólares, por el incumplimiento del compromiso asumido con el Estado boliviano.

Según García Linera, el gobierno boliviano tomó la determinación de anular el contrato con OAS como parte de una "decisión soberana", debido a numerosos incumplimientos de la empresa brasileña.

En ese sentido, sostuvo que Bolivia no incurrió en ninguna falta para rescindir el contrato, porque el documento establece que una de las causas atribuibles es el incumplimiento en la ejecución de la obra, de acuerdo al cronograma.

El 23 de agosto de 2009 el presidente de Bolivia, Evo Morales, y el entonces mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, suscribieron un contrato de préstamo millonario destinado a encarar el modelo de integración caminera que ejecuta el gobierno boliviano.

El proyecto carretero tiene una longitud de 306 kilómetros y su construcción demanda una inversión de 415 millones de dólares, de los que 332 millones provienen de un crédito blando otorgado por el BNDES de Brasil.

La contraparte es asumida por Bolivia y llega a 83 millones de dólares para completar los 415 millones que costará la construcción de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, de 306 kilómetros de longitud para unir al país andino con Brasil.

La brasileña OAS era la empresa encargada de construir los tres tramos de la carretera.

CREDITO CON BANCO DE BRASIL

García Linera enfatizó que el Estado boliviano no pagará nada al BNDES, ya que esta entidad no desembolsó ni un sólo dólares del crédito de 332 millones de dólares para construir los tramos I y III de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, que canalizó la empresa brasileña OAS.

La administración de Morales aguardará la determinación que asuma el BNDES si mantiene el crédito o no para construir esta carretera.

"Quizá quiere financiar otro tramo caminero o para financiar otro proyecto, para que el gobierno decida si le conviene mantener la relación con el banco brasileño", explicó García Linera.

De acuerdo con el vicepresidente, el contrato de financiamiento dice que ante cualquier eventualidad de incumplimiento en el contrato, el BNDES podrá declarar el vencimiento anticipado de toda la deuda resultante del presente contrato, "de modo que todos los montos debidos deberán ser inmediatamente exigibles y pagables".

INDIGENAS

La anulación del contrato con la empresa brasileña OAS para la construcción de la vía Villa Tunari-San Ignacio de Moxos, desvirtuó la principal demanda de la IX marcha indígena, anunciada para el próximo 25 de abril.

García Linera señaló sin embargo que los indígenas convocados a dicha marcha rumbo a la ciudad de La Paz por la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob), tienen todo el derecho de seguir adelante con su medida.

No obstante, aclaró que al no haber razón para la movilización, sus demandas tendrán que ver con otros temas y si entre ellos está el oponerse a la consulta prevista a los indígenas del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se tratará de ir contra la democracia.

Los indígenas pueden marchar porque es un derecho constitucional y democrático, pero ya no tiene que ver con la carretera ni el parque, si marchan tiene que ver con otros tipo de temas que yo considero que son de carácter político, agregó el vicepresidente de Bolivia.

"Si marchan contra la consulta sería la primera marcha en la historia de Bolivia contra la democracia", agregó al explicar que la consulta está amparada en una Ley y va más allá que eso, porque es un derecho constitucional.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Bordado su

EnfoqueMás

ColumnistasMás