Última hora:  
Español>>América Latina

Cumbre de las Américas difícilmente verá una América unida

Actualizado a las 11/04/2012 - 08:36
CIUDAD DE MEXICO, 10 abr (Xinhua) -- La VI Cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA), conocida como la Cumbre de las Américas, se llevará a cabo a finales de esta semana en Colombia con el tema "Conectando las Américas: Socios para la Prosperidad", sin embargo, los observadores políticos anticipan que es difícil lograr las aspiraciones de unidad y cooperación en esa reunión.
Palabras clave:

Por Pan Guojun, Zhou Jianxin

CIUDAD DE MEXICO, 10 abr (Xinhua) -- La VI Cumbre de la Organización de Estados Americanos (OEA), conocida como la Cumbre de las Américas, se llevará a cabo a finales de esta semana en Colombia con el tema "Conectando las Américas: Socios para la Prosperidad", sin embargo, los observadores políticos anticipan que es difícil lograr las aspiraciones de unidad y cooperación en esa reunión.

Esto se debe a los conflictos existentes entre los gobiernos de izquierda y de derecha y las diferentes posiciones asumidas respecto a importantes asuntos en el hemisferio occidental. La cumbre está programada para el 14 y 15 de abril en la ciudad de Cartagena de Indias, en el norte de Colombia.

En primer término, algunos expertos opinan que el tema "Conectando las Américas" no refleja las divisiones políticas que prevalecen en el área.

Estados Unidos pretende conseguir la firma de acuerdos de libre comercio con algunos países de América Latina después de no haber logrado el establecimiento del Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), un plan que empezó a promover desde 1994.

Por su parte, los gobiernos latinoamericanos de izquierda enfocados en la creación de alianzas económicas y organizaciones integradas, como el Mercado Común del Sur y la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), esperan sostenerse ante Estados Unidos como iguales.

Desde que asumió el cargo, el presidente estadounidense Barack Obama ha manifestado la esperanza de desarrollar una asociación e iniciar un nuevo capítulo en las relaciones bilaterales basado en "la dignidad, la igualdad y el respeto" con los países de América Latina.

Sin embargo, las relaciones entre Estados Unidos y América Latina en el área de cooperación política y económica no han mejorado en los últimos tres años.

Considerando la actual desigualdad política en el hemisferio occidental, es difícil que los países del continente americano logren materializar el tema de la VI Cumbre de las Américas en el futuro cercano.

Además, varios temas de discusión en la cumbre de la OEA hacen imposible alcanzar un consenso general sobre importantes asuntos regionales.

Los países americanos discutirán temas como la eliminación de la pobreza; el cuidado de los niños pobres; el fortalecimiento de la cooperación contra el tráfico de drogas y el crimen organizado; y las estrategias para enfrentar los desastres naturales y el cambio climático, de acuerdo con un comunicado emitido por la OEA.

Sumado a esto, los países de América Central analizarán la despenalización de las drogas, a lo que se opuso Estados Unidos en cuanto la propuesta fue dada a conocer.

Por otra parte, con motivo del 30 aniversario de la guerra anglo-argentina, la presidenta de Argentina Cristina Fernández reafirmará durante la cumbre la soberanía de su país sobre las Islas Malvinas, identificadas por Reino Unido como Islas Falkland, en busca del apoyo de los demás países lationoamericanos.

Los analistas indican que es imposible discutir todos los temas en la cumbre de apenas algunas horas, y los presidentes con estrechas relaciones probablemente discutirán algunos asuntos al margen de la reunión tal como lo hicieron en la V Cumbre hace tres años.

Los temas como el asunto de las drogas y Cuba han sido por largo tiempo fuente de irritación entre Estados Unidos y los países de América Latina.

La mayoría de los países latinoamericanos piden que se reanude la calidad de miembro de Cuba en la OEA desde que la nación fue suspendida de la organización en 1962 en el clímax de la Guerra Fría, por lo que ha estado ausente de las últimas cinco cumbres.

La suspensión de sus derechos fue oficialmente cancelada en la cumbre de 2009 en Honduras y 34 Estados miembros de la OEA, incluyendo Estados Unidos, aceptaron que Cuba podía reincorporarse a la organzaición.

No obstante, la administración Obama argumentó que Cuba no cumplía los requerimientos de la Carta de la OEA para sus Estados miembros que demanda que sean democracias, por lo que no permitió que los líderes cubanos asistieran a la cumbre.

En febrero, los nueve miembros del bloque de ALBA, entre ellos Ecuador, Venezuela y Bolivia, señalaron que el bloque boicotearía en conjunto la conferencia si el líder cubano era excluido de la VI Cumbre.

El presdiente de Ecuador, Rafael Correa, fue el primer mandatario en boicotear la próxima cumbre, al declarar el 2 de abril que no asistirá a las futuras cumbres hasta que Cuba sea invitada.

Si eso ocurre, la cumbre de Cartagena se convertirá en la reunión menos integrada en el hemisferio occidental y creará una mayor división entre los países de la OEA.

Colombia, como país anfitrión de la cumbre, pidió a los líderes del ALBA no boicotear esta reunión, y el presidente colombiano Juan Manuel Santos visitó Cuba para debatir con su homólogo Raúl Castro sobre la posible participación de la isla en la conferencia.

Sin embargo, la Habana rechazó regresar a la organización, argumentando que ésta es "utilizada por Washington como plataforma para sus planes de dominio en América Latina".

Andrés Oppenheimer, destacado experto latinoamericano, comentó que el boicot de los gobiernos latinoamericanos de izquierda no se cumplirá del todo, aunque los desacuerdos por el asunto de Cuba probablemente seguirán siendo un tema sobresaliente en la cumbre.

Noticias relacionadas:

PTVMás

Bordado su

EnfoqueMás

ColumnistasMás