Muere funcionario estadounidense en ataque a consulado en Benghasi
Muere funcionario estadounidense en ataque a consulado en Benghasi
Muere funcionario estadounidense en ataque a consulado en Benghasi

[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7]

(SPANISH.CHINA.ORG.CN) – Un funcionario estadounidense del consulado de su país en la ciudad libia de Benghazi (este) murió este martes y otro resultó herido como consecuencia del ataque que sufrió esa legación por parte de cientos de personas que expresaban su indignación por la proyección de una película estadounidense que insulta al islam.

Wanis Al Sharef, viceministro del Interior de Libia, confirmó que un grupo de milicianos irrumpió en la oficina consular en la noche del martes, la saqueó y provocó un incendio en su interior después de sostener un “intenso enfrentamiento” con las fuerzas de seguridad y con el servicio de seguridad estadounidense, lo que obligó a evacuar el edificio.

La causa de la ira fue la proyección en televisión de una película de 13 minutos producida por la comunidad de cristianos coptos en Estados Unidos, que según los manifestantes ultraja la imagen de Alá.

Fuentes de la embajada estadounidense en Trípoli dijeron en un principio que las explosiones que se escuchaban en los alrededores de su representación eran cohetes y petardos y que no había ningún impacto de bala, pues la protesta convocada por el predicador salafista Wessam Abdel-Wareth a través de su canal de televisión, Hekma, no fue anunciada y tomó por sorpresa a las autoridades libias.

El vídeo desató la ira también entre los salafistas de El Cairo, que irrumpieron en la embajada de EE. UU. en esa ciudad y quemaron la bandera de las barras y las estrellas, mientras gritaban “no hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”.

“Lo he visto en Al Nas (una televisión ultraconservadora) y he venido a protestar. Estoy seguro de que Estados Unidos quiere hacer la guerra contra todos los musulmanes del mundo”, explicó Bilal Sayed, de 18 años.

“Hemos aguantado demasiado. Si le parece un error saltar el muro y entrar en la embajada, ¿Qué dice de la invasión estadounidense de Irak o Afganistán?”, declaró al diario El Mundo Abdalá Abderramán, hijo del jeque egipcio Omar Abderramán, líder espiritual de la organización terrorista Al Gama al Islamiya, que cumple una condena en Estados Unidos por el atentado fallido contra las Torres Gemelas en 1993.

A unos metros de la pared de cemento que protege la embajada, donde se podía ver a varios barbudos encaramados, Abderramán agregó que “antes de censurar la reacción, hay que denunciar la acción”.

Un responsable del Departamento de Estado de Estados Unidos confirmó el asalto de la embajada, aunque no pudo asegurar si, ciertamente, la bandera estadounidense había sido sustituida por una bandera negra con la máxima islámica de que “no hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta”.

Tras varios minutos de desconcierto y caos, miembros de las fuerzas egipcias del orden lograron formar un cordón alrededor de los muros del edificio diplomático.

Durante toda la jornada, predicadores salafistas e islámicos criticaron duramente el vídeo, denunciado también por la Iglesia Ortodoxa Copta, que sería emitido el martes, coincidiendo con el undécimo aniversario de los atentados terroristas contra el World Trade Center de Nueva York.

“Pedimos que se cancele su difusión y que el embajador estadounidense abandone el país y pida disculpas”, expresó Ahla Ahmed, una mujer con hiyab al comienzo de la céntrica calle que conduce a la legación diplomática y abarrotada con cánticos de “Dios es grande”, “Respeto”, “Amo al profeta” o “Con nuestra alma y nuestra sangre nos sacrificamos por ti, islam”.
[1] [2] [3] [4] [5] [6] [7]