Última hora:  
Español>>Sociedad

La nueva generación de trabajadores exige más respeto

Actualizado a las 26/09/2012 - 17:05
Foxconn reabrió su fábrica en Taiyuan, provincia de Shanxi, este martes, un día después de que la fábrica tuviera que cerrar debido a una protesta de casi 2.000 trabajadores. La manifestación, descrita por algunos como un "motín", duró cuatro horas, entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, dejando 40 heridos.
Palabras clave:Foxconn
La nueva generación de trabajadores exige más respeto

Por Yu Jincui

Pekín, 26/09/2012(El Pueblo en Línea)--Foxconn reabrió su fábrica en Taiyuan, provincia de Shanxi, este martes, un día después de que la fábrica tuviera que cerrar debido a una protesta de casi 2.000 trabajadores. La manifestación, descrita por algunos como un "motín", duró cuatro horas, entre la noche del domingo y la madrugada del lunes, dejando 40 heridos.

Según informes de prensa, el incidente comenzó después de que varios guardias de seguridad golpearan a unos trabajadores que discutían entre ellos.

Algunos atribuyen los disturbios al sistema cuasi-militar con el que Foxconn trata a los trabajadores. Este sistema puede que funcionara con los trabajadores de antaño, pero ha quedado obsoleto con las nuevas generaciones de trabajadores. La fábrica de Taiyuan emplea a alrededor de 79.000 trabajadores, muchos de los cuales pertenecen a la nueva generación de trabajadores inmigrantes, e incluso algunos pertenecen a la generación de los años 90.

Estos trabajadores de la nueva generación son más conscientes de sus derechos, intereses y condiciones laborales de igualdad y respeto.

En un evento el pasado enero en Taipei, Terry Guo, fundador y presidente de Foxconn, dijo que administrar 1 millón de trabajadores al día era un gran dolor de cabeza. De hecho, no es sólo un reto para Foxconn, sino para muchas otras empresas similares en el sector de la producción de China.

En los últimos 30 años, el sector de manufactura en China se ha desarrollado en parte gracias a la producción a gran escala y a la mano de obra barata. Millones de trabajadores chinos trabajan en fábricas de montaje con salarios muy bajos. Incluso muchos de ellos tienen que hacer horas extras.

Pero a la vez que más trabajadores de las nuevas generaciones se incorporan a este sector, mayores son las expectativas hacia las empresas de fabricación. Exigen salarios dignos e incluso emprenden acciones legales para que se les garanticen sus derechos.

Hoy en día, los nuevos trabajadores han reemplazado a sus padres, formando la nueva columna vertebral del sector de la producción, por lo que debe prestarse especial atención a sus demandas.

Los disturbios provocados por miles de trabajadores suponen una advertencia. Las empresas que se nieguen a mejorar las condiciones de sus trabajadores, se podrían enfrentar a riesgos aún mayores.

PTVMás

Entrevista con actriz y cantante argentina Susana Rinaldi

EnfoqueMás

ColumnistasMás