Última hora:  
Español>>Sociedad

Operación pulmonar trae esperanza para la salud de mineros

Actualizado a las 27/04/2012 - 10:42
Operación para curar la enfermedad del pulmón negro ofrece una nueva esperanza para miles de personas que se ganan la vida en las minas de carbón en China.
Palabras clave:
Operación pulmonar trae esperanza para la salud de mineros

Fuente: China Daily

Beidaihe, 25/04/2012 (El Pueblo en Línea) -Mediados de abril es todavía temporada baja para Beidaihe, en la provincia de Hebei, un centro turístico costero, donde se encuentran muchos sanatorios. Casi todos los hoteles ofrecen grandes descuentos, pero el área todavía parece estar desierta.

Sin embargo, hay una gran actividad en el Sanatorio de los Mineros de Carbón en China, donde las personas van y vienen. Sin embargo, estos no son turistas, sino pacientes que buscan tratamiento en el Centro de Rehabilitación de la Enfermedad del Pulmón Negro, afiliado a la Administración Estatal de Seguridad de Minas de Carbón.

Es el primer hospital en China que ha creado y llevado a cabo el tratamiento más eficaz para la enfermedad: el lavado masivo y el lavado de los pulmones.

Los trabajadores expuestos al polvo en las minas de carbón, fábricas de cerámicas y piedras preciosas presentan un mayor riesgo de contraer la enfermedad, que tiene una alta tasa de mortalidad. Los trabajadores inhalan grandes cantidades de cenizas que permanecen en los pulmones y pueden causar extensas cicatrices y fibrosis muchos años después.

El principal síntoma de la enfermedad, que se divide en tres fases distintas, es la falta de respiración crónica. "No hay un tratamiento efectivo, hasta el momento. Para los pacientes en la primera y segunda fase, el lavado pulmonar total es el mejor enfoque. Sin embargo, para los pacientes terminales, no tenemos ningún tratamiento debido a que los efectos persistentes conducen a inflamaciones y otras complicaciones", dijo Duan Jianyong, subdirector de la división de tratamiento para pulmón negro del nosocomio.

Las estadísticas del Ministerio de Salud muestran que más de 653.000 personas tuvieron la enfermedad a finales de 2009, pero las organizaciones no gubernamentales y expertos en el campo, dijeron que la cifra real es probablemente mucho mayor, ya que la mayoría de los trabajadores de las minas privadas no se someten regularmente a controles físicos.

Aunque las operaciones se llevan a cabo seis días a la semana, más de 100 personas están a la espera de tratamiento. Zhang Zhenguo, el director, dijo que el centro ha llevado a cabo más de 7.000 operaciones desde 1991. El año pasado, 1.059 pacientes fueron tratados.

En los últimos años, los accidentes mineros han provocado gran preocupación pública en China. Sin embargo, a pesar de ser de bajo perfil, la enfermedad del pulmón negro es una causa de muerte frecuente entre los mineros. Datos de la Conferencia Nacional sobre la Enfermedad del Pulmón Negro en Minas de Carbón señalan que 2,65 millones de personas trabajan en las minas de carbón de China. Todos están regularmente expuestos a partículas de polvo y aproximadamente 57.000 contraen la enfermedad del pulmón negro cada año, con un saldo de cerca de 6.000 muertes, el doble del número de accidentes causados durante la producción.

Muchos pacientes viajan largas distancias para asistir al centro. Ma Weishan, de 41 años, ha hecho el viaje más largo desde el condado de Minhe en la provincia de Qinghai. Fue diagnosticado con la segunda fase del pulmón negro, después de trabajar en una mina de oro en la provincia de Gansu durante tres años. La enfermedad de Ma fue diagnosticada en 2006, junto con 60 de sus paisanos. Algunos se encontraban en la segunda fase como Ma, mientras que sólo a unos pocos se les diagnosticó la tercera fase.

Ma no ha sido capaz de trabajar desde que fue diagnosticado. Siendo el principal sustento y el padre de dos hijos, su enfermedad ha traído dificultades a la familia. Ma y los otros pueblerinos con el mismo problema viajaron a Gansu para pedir una indemnización al propietario de la mina, pero éste se negó a reconocer que habían trabajado para él. Eso significaba que no podían reclamar una indemnización al propietario o recibir los fondos de seguro de accidentes. "Fuimos a Gansu, muchas veces, pero no recibimos ni un centavo. Finalmente, no podíamos ni siquiera pagar el transporte y tuvimos que darnos por vencidos", dijo Ma.

La mayoría de los trabajadores no han recibido tratamiento y algunos de aquellos en la tercera fase han muerto. "En la casa de mi vecino de edad avanzada, sus tres hijos murieron el año pasado. Nunca olvidaré la escena cuando el más joven, de sólo unos 30 años, dejó de respirar. Estaba de rodillas en el momento, porque las personas en esta condición no pueden respirar si se acuestan y se sienten más aliviados si se arrodillan. Si no recibo tratamiento, voy a ser el próximo ", dijo.

Ma ha pedido prestados unos 20.000 yuanes (3,170 dólares) de sus familiares y se dirigió a Beidaihe para la operación.

PTVMás

Entrevista con el Embajador de España en China

EnfoqueMás

ColumnistasMás