PortadaChinaEconomíaMundoIberoaméricaOpiniónCiencia-TecDeportesCulturaSociedad-SaludÚltimas noticias

Información Bilingüe

ESPAÑOL09.09.2011 11h10

El 11-S: Lo que la Casa Blanca oculta

El diario estadounidense The New York Times reveló el 30 de agosto pasado que la Casa Blanca ha distribuido entre sus principales misiones diplomáticas en todo el mundo un documento, en el cual se incluyen las directivas para la conmemoración del 11-S. Según el Ejecutivo estadounidense, es preciso rendir un sentido homenaje a las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, cuando perecieron personas de 90 países, y hacerlo independientemente de dónde se encuentren dichas representaciones oficiales.

Lo ocurrido el 11-S no sólo cambió a EEUU, sino que ha tenido asimismo una notable influencia en la reconfiguración global en los aspectos militar, económico, político, cultural, social, y en la forma de sostener las relaciones internacionales. El 10mo aniversario del acontecimiento atrae la atención de la opinión pública mundial, que coloca sus ojos sobre la posición oficial que EEUU adoptará en la ocasión.

La manera de conmemorar el 11-S conllevó repetidas reuniones del Gobierno en Washington, donde se estudiaron los pros y contras de cada variante, aunque al final primó entre las autoridades favorecer un bajo perfil para la efeméride, aunque haciendo hincapié en una mirada positiva y de futuro. Este talante, empero, no consigue ocultar la frustración acumulada y subyacente en la mente de muchos estadounidenses, en relación con el acontecimiento.

Como reacción al 11-S, EEUU desencadenó las guerras de Afganistán e Irak, conflictos que han dejado profundas cicatrices en el entramado social de EEUU y que han conducido a su gobierno a un callejón sin salida. Obama se esforzó por propiciar la retirada de las tropas de Irak, a pesar de lo cual ha terminado por aceptar la extensión de su presencia en los teatros de guerra, lo que ha conducido además a una sobrecarga para la economía. Con el inicio de las guerras contra el terrorismo, EEUU abrió una Caja de Pandora, la cual es incapaz de cerrar ahora, cuando en el plano doméstico se agravan una serie de problemas, sin que victorias simbólicas, como la muerte de Osama Bin Laden, traigan el necesario alivio. A Obama le siguien quedando como asignaturas pendientes el cierre de la prisión de Guantánamo, el término de dos guerras y una creciente incertidumbre doméstica.

Cuando se conmemora el 10mo aniversario del 11-S a nadie pasa inadvertido que se acercan ya las elecciones presidenciales de 2012. De ahí el silencio que prefiere guardar la Casa Blanca en la ocasión. Muestra de ello es que el presidente Obama acudirá a la Zona Cero ese día, así como al Pentágono, dos de las áreas golpedas por los ataques del 11-S, pero no se espera que haga alocuciones al respecto.

Según se aproxima la fecha, el Gobierno se ha dedicado a enfatizar que EEUU no fue la única víctima del terrorismo, a la vez que llama a la ciudadanía a estar preparados ante eventuales repeticiones de ataques terroristas.

Como casi todo lo que acontece últimamente en EEUU, la conmemoración del 11-S ha servido para avivar los enfrentamientos entre las principales fuerzas políticas rivales nacionales, mientras que el Ejecutivo exhorta a los estadounideneses a hacer patente la solidaridad ciudadana, procurando un terreno común donde todos coincidan. Pero el llamado parece condenado de antemano a fenecer sin resultados positivos, pues ese altruismo está ahora mismo ausente en las más altas esferas de la vida política en EEUU. (Pueblo en Línea)

09/09/2011

“9•11”十年:白宫的难言之隐

《纽约时报》8月30日透露说,白宫已为“9•11”事件10周年纪念活动定调。在一份主要发往全球各地美国外交机构的指导文件中,白宫强调,纪念在“9•11”袭击事件中丧生的来自90多个国家国民的同时,美国向全世界所有国家的恐怖主义受害者致意,无论其在何处。

 

10年前发生的“9•11”事件既改变了美国,也改变了世界,在全球军事、经济、政治、文化、社会、国际关系等诸多领域产生了极为深远的影响。“9•11”事件10周年是一个举世瞩目的时间节点,全球公众就此事进行反思成为题中应有之义。作为当事国,美国官方的态度格外引人注目。

  

在如何纪念“9•11”事件10周年一事上,美国政府内部进行了反复讨论与权衡。与一些人“高调纪念”的主张不太一样,美国白宫最终的定调显得有些犹疑和保留。尽管上述指导性文件强调美国力求“传播的一个主要目标是呈现一种积极的、向前看的基调”,但这些倾向于低调的“基调”背后有着诸多无奈与难言之隐。

  

听话听音,美国官方强调要营造出一种“积极的、向前看的基调”,恰恰反衬出某种不那么积极的现实。“9•11”事件后,美国接连发动了阿富汗、伊拉克两场战争,至今深陷其中,仍处于进退两难的窘境。在结束伊拉克、阿富汗两场战争的努力中,奥巴马总统终感捉襟见肘,现在已不得不考虑继续将美军留在伊拉克和阿富汗。伴随这两场战争的是美国国力的透支与国家信用的降级。美国在“反恐”大旗下打开了潘多拉魔盒,连年消耗却落得了越反越恐,其结果是美国国内的恐怖分子已成为新的忧虑增长点。即使击毙拉登,断难欢欣鼓舞。在两场战争拖累下,美国经济至今不振。由两场战争引出的关塔那摩监狱等难题至今未能解决。

  

在“9•11”事件10周年这样如此敏感的时间点,加之2012年总统大选临近,奥巴马政府的选择是多说不如少说,少说不如不说。在“9•11”事件10周年纪念活动当天,奥巴马总统决定前往纽约世贸遗址、宾夕法尼亚州第93次航班坠毁遗址及五角大楼参加相关纪念活动,但不准备发表长篇大论。

在对“9•11”事件的认知中,奥巴马政府表明美国不是恐怖主义的唯一受害者,这也为美国今后的相关行动埋下伏笔。面对新的现实,奥巴马政府警告美国人必须为另一场袭击做好准备。

  

 对于华盛顿政坛中的各种势力而言,充满情感色彩的“9•11”事件10周年纪念活动已悄然变身为一个新的政治角斗场,稍有不慎便将失足。为此,白宫呼吁美国民众重振“9•11”事件发生后所表现出来的团结一致精神。这既是基于利害权衡寻求与政治对手“求同存异”,又从反面证明“团结一致”恰恰是目前华盛顿最为缺乏的精神。